Comprometidos a Sembrar La Palabra de Dios

Salmo 26 : Suplica individual. Oracion de integridad

Salmo 26:9  No juntes mi alma con pecadores, ni mi vida con hombres sanguinarios,

Salmo 26:10  en cuyas manos hay ardides inicuos, y cuya diestra está llena de sobornos.

Sobornos : Que el poder corrompe, y el poder absoluto corrompe absolutamente, es algo que está bien documentado en la historia de la política mundial. Hace falta tener una conciencia desarrollada de la moral y la verdad para mantener la «integridad»

Salmo 26:11  Mas yo en mi integridad andaré; redímeme, y ten piedad de mí.

Salmo 26:12  Sobre tierra firme está mi pie; en las congregaciones bendeciré al Señor.

Muy a menudo nos quejamos de nuestros problemas ante cualquiera que nos quiera escuchar y sólo alabamos a Dios en privado. Cuánto mejor sería que nos quejáramos en privado y alabáramos a Dios en público.

Suplica individual. Oracion de integridad

Este Salmo muestra semejanzas con el Salmo 25. El salmista pide vindicación porque fue acusado falsamente (cf. Salmo 7). También algunos piensan que era un canto usado para la preparación de entrar al santuario (cf. Sal. 15 y 24). Tres temas se notan a través del Salmo: 1) oración; 2) afirmación de integridad; 3) confianza y seguridad.

Clamor por vindicación

El salmista, falsamente acusado, quiere que Dios le haga justicia. No es orgulloso, pero sabe que ha confiado en Dios. Examíname… pruébame… purifica… muestra su actitud humilde. Aunque está seguro de su integridad, quiere que Dios le examine y que le purifique más. La palabra purifica se usa en la fundición de metales.

El versículo 3 indica la motivación para una vida de integridad, es el amor de Dios. Cuando uno piensa en cuánto Dios nos ama y cómo expresa este amor, no puede menos que querer “caminar en su verdad”.

Afirmación de inocencia

Seguir a Dios con vida íntegra significa tomar decisiones definidas. El salmista ha decidido rechazar ciertas cosas y ciertas amistades. Los hombres falsos u “hombres vanos” están vacíos de sentido verdadero. El Salmo destaca la verdad que enseñó Jesús: sólo hay dos caminos; o uno sigue a Dios o sigue el camino “vano”.

En el versículo 6 el salmista se prepara para entrar a adorar a Dios. Primero se limpia las manos; usa el símbolo del lavadero en que los sacerdotes se lavaban las manos y los pies. Sigue pensando en el altar, pues en el altar Dios hizo provisión para entrar en su presencia por medio de los sacrificios, por medio de la redención. Ahora con gozo el salmista canta y adora a Dios en compañía de la congregación.

La decisión positiva que implica la vida íntegra se presenta en versículo 8. El salmista ama el santuario, desea adorar a Dios, desea estar en su presencia. La presencia de Dios no se limitaba al templo, pero allí, con la adoración del pueblo de Dios, se palpaba de manera especial.

  • Páginas:
  • 1
  • 2
  • 3

Ayúdanos a continuar sembrando La Palbara de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar los fondos para continuar con La Gran Comisión


Deja el primer comentario

Otros artículos de Nuestro Blog

Que pueden ser de interés para ti de acuerdo a tus lecturas previas.