Salmo 22: Un grito de angustia y un canto de alabanza

El Salmo 22 surge de una experiencia de sufrimiento muy intenso. El que sufre se siente muy solo, abandonado, pero sigue confiando en Dios. Podría ser de una experiencia de David, pero no podemos limitar el Salmo a su contexto original; seguramente mira hacia adelante al Mesías sufriente. El salmista no hubiera entendido toda esta aplicación al Mesías, pero su propio sufrimiento prefiguraba el de Cristo y su poesía era profética porque era inspirada por el Espíritu de Dios. Según Pedro, David: Siendo, pues, profeta y sabiendo que Dios le había jurado con juramento que se sentaría sobre su trono uno de su descendencia, y viéndolo de antemano, habló .

La exégesis judía entendió varios versículos del Salmo como dichos del Mesías. Jesús y los autores del NT vieron en ello muchos detalles que fueron cumplidos en la crucifixión de Jesús. Se destacan la exactitud con que aquí se describe lo que Cristo sufrió en la cruz, también la humildad del que sufre y la visión de salvación a las naciones. Además de las divisiones en párrafos podríamos hablar de los versículos 1-21 como “El poder de las tinieblas” y los versículos 22-31 como “El gozo de la victoria”.

1. Clamor por socorro, versículos 1, 2

El salmista no entiende por qué tiene que sufrir tanto, por qué Dios retira su presencia y su protección. Es el grito de muchos que sufren; se sienten completamente solos y abandonados. Dios mío, Dios mío nos hace pensar en Cristo desde el principio del Salmo, pues son las palabras que él clamó desde la cruz.

2. Confesión de confianza, versículos 3-5

El salmista no flaquea en su fe. La santidad es otro aspecto de la fidelidad y la misericordia de Dios; ya que Dios ha respondido en el pasado, el salmista apela a su fidelidad. Recordar cómo Dios ha respondido en el pasado siempre fortalece nuestra fe.

3. Descripción del problema, versículos 6-8

Yo soy un gusano muestra la humildad del que sufre. Cuando se pisa una serpiente, resiste y muerde; pero el gusano es lo opuesto. El salmista se siente muy despreciable. El cumplimiento pleno en el Siervo sufriente, el Mesías, es evidente. En Isaías 41-53 hay varios ecos de este versículo (Isa_41:14; Isa_52:14; Isa_49:7; Isa_50:6; Isa_53:3).

Además del terrible sufrimiento físico, sufrió la burla. Los que se burlaron de Jesús en la cruz usaron las mismas palabras que el versículo 8 ( Mateo 27:43; Marcos1:11).

4. Apelación a su relación con Dios, versículos 9-11

El salmista apela a los propósitos de Dios; Dios lo había llamado; había disfrutado de buena comunión con él. Todo esto hizo más horrible el sufrimiento del abandono de Dios. ¡Cuán solo estaba Cristo en la cruz! Nadie le ayudó; aun Dios, el Padre, lo abandonó, sufrimiento que los creyentes en Cristo nunca tendrán que soportar.

5. Descripción del sufrimiento, versículos 12-18

La estrofa es la descripción de un sufrimiento espantoso. Uno podría pensar que es una descripción hiperbólica, pero a la luz de su cumplimiento en Cristo y la explicación del NT, es claro que por inspiración el salmista está profetizando lo que sucedería cuando Cristo muriera por nuestros pecados. La descripción tan exacta de lo que sufrió Jesús es sorprendente.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario