Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Salmo 148: Alabanza de la creación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Salmo 148:1 ¡Aleluya! Alabad al SEÑOR desde los cielos; alabadle en las alturas.

Este salmo está dividido en dos secciones. Los versículos 1-4 invitan a los cielos y a todo lo que está en ellos a alabar al Señor, debido a las razones que se invocan en versículos 5, 6: el Señor los creó y los sostiene. Los versículos 7-12 llaman a que alaben a Dios desde la tierra todos los que allí habitan, por las razones que se mencionan en versículos 13, 14: el Señor tiene en sus manos el destino de su pueblo.

Salmo 148:2 Alabadle, todos sus ángeles; alabadle, todos sus ejércitos.

Salmo 148:3 Alabadle, sol y luna; alabadle, todas las estrellas luminosas.

Sol y luna : Se pide a la naturaleza que alabe a Dios de manera poética.

Salmo 148:4 Alabadle, cielos de los cielos, y las aguas que están sobre los cielos.

Salmo 148:5 Alaben ellos el nombre del SEÑOR, pues El ordenó y fueron creados;

Salmo 148:6 los estableció eternamente y para siempre, les dio ley que no pasará.

Salmo 148:7 Alabad al SEÑOR desde la tierra, monstruos marinos y todos los abismos;

Salmo 148:8 fuego y granizo, nieve y bruma; viento tempestuoso que cumple su palabra;

Salmo 148:9 los montes y todas las colinas; árboles frutales y todos los cedros;

Salmo 148:10 las fieras y todo el ganado; reptiles y aves que vuelan;

Salmo 148:11 reyes de la tierra y todos los pueblos; príncipes y todos los jueces de la tierra;

Salmo 148:12 jóvenes y también doncellas; los ancianos junto con los niños.

Salmo 148:13 Alaben ellos el nombre del SEÑOR, porque sólo su nombre es exaltado; su gloria es sobre tierra y cielos.

Esto es, alabar su nombre , y todo lo relacionado con la esencia, el carácter y el poder de Dios.

Salmo 148:14 El ha exaltado el poder de su pueblo, alabanza para todos sus santos, para los hijos de Israel, pueblo a El cercano. ¡Aleluya!

Exaltar el poderío de un pueblo es hacer que ocupe un lugar respetado en el concierto de las naciones. Dios no se desentiende de la creación y de sus criaturas; está junto a ellas, y ellas en un lugar cercano a él.

Toda la creación es como una sinfonía majestuosa o un gran coro compuesto de muchas partes armoniosas que juntas elevan cánticos de alabanza. Cada una (independiente y aun así parte de un todo) la atrapa y la lleva como marea creciente de la alabanza. Esta es una descripción de cómo los creyentes debemos alabar a Dios: individualmente, pero como parte de un gran coro de creyentes alrededor del mundo. ¿Está cantando bien su parte en el coro de alabanza mundial?

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El empujón del águila

El águila empujó gentilmente sus hijitos hacia la orilla del nido. Su corazón se aceleró con emociones conflictivas, al mismo tiempo en que sintió la resistencia de

Artículo Completo

El vendedor de globos

Una vez había una gran fiesta en un pueblo. Toda la gente había dejado sus trabajos y ocupaciones de cada día para reunirse en la plaza principal,

Artículo Completo

Humilde

En un almuerzo presidido por Mark Young, gobernador de Hong Kong, una dama de las más distinguidas se sintió menospreciada al descubrir que estaba sentada al extremo

Artículo Completo

El consejo de Talleyrand

Un racionalista francés, inventor de la llamada «Religión Natural», se quejaba al conocido ministro Talleyrand del poco éxito que había tenido su religión, a pesar de haber

Artículo Completo