Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Salmo 147: Maravillas de la Divina Providencia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Salmo 147:1 ¡Aleluya! Porque bueno es cantar alabanzas a nuestro Dios, porque agradable y apropiada es la alabanza.

La alabanza es buena , suave y hermosa, como respuesta a las muchas bendiciones de Dios.

Salmo 147:2 El SEÑOR edifica a Jerusalén; congrega a los dispersos de Israel;

Salmo 147:3 sana a los quebrantados de corazón, y venda sus heridas.

Salmo 147:4 Cuenta el número de las estrellas, y a todas ellas les pone nombre.

Salmo 147:5 Grande es nuestro Señor, y muy poderoso; su entendimiento es infinito.

A veces nos sentimos como si no nos entendiéramos a nosotros mismos: qué queremos, cómo nos sentimos, en qué andamos mal o qué debemos hacer al respecto. Pero el entendimiento de Dios es ilimitado y por lo tanto El nos comprende por completo. Si se siente confundido y no se entiende a sí mismo, recuerde que Dios lo comprende perfectamente. Deje de pensar en sí mismo y piense en Dios. Esfuércese para ser cada vez más como El. Mientras más aprenda de Dios y de sus caminos, mejor se entenderá

Salmo 147:6 El SEÑOR sostiene al afligido y humilla a los impíos hasta la tierra.

Salmo 147:7 Cantad al SEÑOR con acción de gracias; cantad alabanzas con la lira a nuestro Dios,

Salmo 147:8 el que cubre de nubes los cielos, el que provee lluvia para la tierra, el que hace brotar la hierba en los montes.

Salmo 147:9 El da su alimento al ganado y a la cría de los cuervos cuando chillan.

Salmo 147:10 No se deleita en la fuerza del caballo, ni se complace en las piernas ágiles del hombre.

Aquellos santos que hacen una pausa para reconocer las misericordias de Dios, y que las contemplan reverentes, complacen el corazón del Señor. Algunos dicen que aquí se habla de caballos de guerra y de soldados de a pie, y que Dios hace que el resultado de la batalla favorezca a su pueblo

Salmo 147:11 El SEÑOR favorece a los que le temen, a los que esperan en su misericordia.

Gastamos mucho esfuerzo tratando de perfeccionar nuestras habilidades o de incrementar nuestra fuerza. No hay nada malo en ello, es más, nuestros dones pueden usarse para glorificar a Dios. Pero cuando usamos nuestras habilidades sin considerar a Dios, son entonces de muy poco valor. Es nuestro temor (reverencia) y confianza lo que Dios desea. Cuando El los tenga, usará nuestras habilidades y fuerzas de formas mucho más grandiosas de lo que nos podamos imaginar.

Salmo 147:12 ¡Alaba al SEÑOR, oh Jerusalén! ¡Alaba a tu Dios, oh Sion!

Salmo 147:13 Porque ha reforzado los cerrojos de tus puertas; ha bendecido a tus hijos dentro de ti.

Los cerrojos impiden que las puertas puedan ser violadas

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Enemigos destruidos

Se cuenta que cierto emperador chino, cuando le avisaron que en una de las provincias de su imperio había una insurrección, dijo a los ministros de su

Artículo Completo

Los cobardes

Una vez, Confucio caminaba junto a un discípulo por unas montañas de tupida arboleda. Sentían mucha sed, por lo que mandó a su alumno que bajara al

Artículo Completo