Comprometidos a Sembrar La Palabra de Dios

Salmo 145: Majestad y Bondad de Dios

Salmo 145:12 para dar a conocer a los hijos de los hombres tus hechos poderosos, y la gloria de la majestad de tu reino.

Salmo 145:13 Tu reino es reino por todos los siglos, y tu dominio permanece por todas las generaciones.

Salmo 145:14 El SEÑOR sostiene a todos los que caen, y levanta a todos los oprimidos.

Esto es, los que caen en desgracia, enfermedad o pobreza. En ocasiones, nuestras cargas parecen algo más de lo que podemos soportar y nos preguntamos cómo podremos continuar. El salmista pasaba por esta sombría encrucijada del camino de la vida y señala hacia Dios, el único capaz de llevar todas nuestras cargas. Dios puede llevar nuestras cargas insoportables porque:

(1) su grandeza es inescrutable
(2) lleva a cabo grandes obras a través de muchas generaciones (
(3) está lleno de gloriosa magnificencia
4) sus hechos son maravillosos y estupendos
(5) es justo
(6) es clemente, misericordioso y paciente
(7) gobierna sobre un reino de todos los siglos
(8) es fuente para todas nuestras necesidades diarias
(9) es justo en todos sus caminos y está lleno de misericordia
(10) permanece cerca de los que le invocan
(11) oye nuestro clamor y nos salva

Si a usted le agobia una carga y siente que está a punto de caer, vuélvase a Dios y pídale ayuda. El está listo para levantarlo y llevar su carga.

Salmo 145:15 A ti miran los ojos de todos, y a su tiempo tú les das su alimento.

Dios es nuestra ayuda segura; por eso Jesús elevó su vista hacia el cielo cuando bendijo los alimentos

Salmo 145:16 Abres tu mano, y sacias el deseo de todo ser viviente.

Salmo 145:17 Justo es el SEÑOR en todos sus caminos, y bondadoso en todos sus hechos.

Salmo 145:18 El SEÑOR está cerca de todos los que le invocan, de todos los que le invocan en verdad.

Salmo 145:19 Cumplirá el deseo de los que le temen, también escuchará su clamor y los salvará.

Salmo 145:20 El SEÑOR guarda a todos los que le aman, pero a todos los impíos destruirá.

Salmo 145:21 Mi boca proclamará la alabanza del SEÑOR; y toda carne bendecirá su santo nombre eternamente y para siempre.

El salmista no sólo alabó a Dios con su boca , sino que todos, judíos y gentiles, debían unir sus voces para bendecir eternamente su nombre

Ayúdanos a continuar sembrando La Palbara de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar los fondos para continuar con La Gran Comisión


Deja el primer comentario

Otros artículos de Nuestro Blog

Que pueden ser de interés para ti de acuerdo a tus lecturas previas.