Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Salmo 145: Majestad y Bondad de Dios

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Salmo 145:1 Salmo de Alabanza; de David. Te exaltaré mi Dios, oh Rey, y bendeciré tu nombre eternamente y para siempre.

Este poema acróstico (alfabético) contiene 22 versos pareados que comienzan con letras sucesivas del alfabeto hebreo. Abarca prácticamente todos los aspectos de la alabanza (Te exaltaré , bendeciré , alabaré , publicaré , meditaré , hablarán , proclamarán , cantarán , hacer saber), justificando el uso de la palabra hebrea tehillah (himno de alabanza) como título del salmo.

Salmo 145:2 Todos los días te bendeciré, y alabaré tu nombre eternamente y para siempre.

Bendeciré, barach: Bendecir; saludar, felicitar, agradecer, alabar; arrodillarse. Barach es la raíz de la cual derivan baruch («bendecido») y barachah («bendición»). Berech, «rodilla», es probablemente la fuente de esas palabras. En tiempos del Antiguo Testamento, uno se arrodillaba, ya fuera ante Dios, o ante el trono del rey, al disponerse a hablar o a recibir una bendición. Desde la perspectiva divina, Dios es el que bendice, el que nos prepara para vivir una vida plena y rica. La primera acción de Dios el Creador con el hombre recién creado fue bendecirlo. La bendición aarónica resume la promesa divina a su pueblo. En el culto de adoración judío, a Dios se le llama con frecuencia ha-Qodesh baruch hu o, literalmente, «¡Bendecido sea el Santo!»

Salmo 145:3 Grande es el SEÑOR, y digno de ser alabado en gran manera; y su grandeza es inescrutable.

Salmo 145:4 Una generación alabará tus obras a otra generación, y anunciará tus hechos poderosos.

Las obras y los hechos de Dios se mencionan ocho veces en este breve cántico y constituyen uno de las principales motivos de alabanza. Enseña a tus niños la alabanza, la senda de la alabanza. Este versículo destaca la importancia de trasmitir la alabanza a Dios de una generación a otra. La alabanza debe ser enseñada a nuestros hijos. La Biblia nos anima a criar una generación de creyentes que alaban. No debemos meramente «suponer» que los niños crecerán y desearán a Dios. Debemos ser cuidadosos. Lo que poseamos de la bendición y la revelación divinas se puede perder en una generación. Debemos alabar a Dios sistemáticamente, y también enseñar (a través de las palabras y el ejemplo) a nuestros niños a hacerlo para que ellos y sus hijos hagan lo mismo.

Salmo 145:5 En el glorioso esplendor de tu majestad, y en tus maravillosas obras meditaré.

Salmo 145:6 Los hombres hablarán del poder de tus hechos portentosos, y yo contaré tu grandeza.

Salmo 145:7 Ellos proclamarán con entusiasmo la memoria de tu mucha bondad, y cantarán con gozo de tu justicia.

Salmo 145:8 Clemente y compasivo es el SEÑOR, lento para la ira y grande en misericordia.

Salmo 145:9 El SEÑOR es bueno para con todos, y su compasión, sobre todas sus obras.

Salmo 145:10 SEÑOR, tus obras todas te darán gracias, y tus santos te bendecirán.

Salmo 145:11 La gloria de tu reino dirán, y hablarán de tu poder,

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La flor y la familia

Mi madre siempre contaba una historia así: Había una joven muy rica, que tenía de todo, un marido maravilloso, hijos perfectos, un empleo que le daba muchísimo

Artículo Completo

Job 24: Quejas de Job

Job 24:1  ¿Por qué no se reserva los tiempos el Todopoderoso, y por qué no ven sus días los que le conocen? Continuando su soliloquio, Job se

Artículo Completo