Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Salmo 141: Oración del Justo en Peligro

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Salmo 141:1 Salmo de David. Oh SEÑOR, a ti clamo, apresúrate a venir a mí. Escucha mi voz cuando te invoco.

Salmo 141:2 Sea puesta mi oración delante de ti como incienso, el alzar de mis manos como la ofrenda de la tarde.

El incienso usado en los rituales deja un olor fragante. Todos los días los sacerdotes sacrificaban dos ovejas, una en la mañana y otra como la ofrenda de la tarde. Estas afirmaciones de David apuntan hacia el culto espiritual del NT que reemplazaría a los sacrificios de animales.

Salmo 141:3 SEÑOR, pon guarda a mi boca; vigila la puerta de mis labios.

Santiago escribió que «la lengua es un miembro pequeño, pero se jacta de grandes cosas» . El promedio es que una persona abre su boca alrededor de setecientas veces al día para hablar. David pidió sabiamente a Dios que lo guardara de hablar algo malo, incluso en ocasiones cuando sufría persecución. Jesús mismo guardó silencio ante sus acusadores (Mat_26:63). Al conocer el poder de la lengua, haremos bien con pedir a Dios que nos cuide de lo que decimos para que así nuestras palabras honren su nombre.

Salmo 141:4 No dejes que mi corazón se incline a nada malo, para practicar obras impías con los hombres que hacen iniquidad, y no me dejes comer de sus manjares.

David reconoce que las inclinaciones de la carne y las presiones culturales de afuera conducen a la iniquidad . Deleites son aquellas cosas que saben bien pero que están prohibidas por la Ley Mosaica. Simbolizan los pecados de la carne.

Salmo 141:5 Que el justo me hiera con bondad y me reprenda; es aceite sobre la cabeza; no lo rechace mi cabeza, pues todavía mi oración es contra sus obras malas.

Reprenda : Ser responsables ante los demás creyentes es un freno importante contra los deslices morales. David dice que la reprensión del justo es un favor. A nadie le gusta realmente la crítica, pero todos se pueden beneficiar de ella cuando la hacen con sabiduría y se recibe con humildad. David sugirió la forma de aceptar la crítica:

(1) no la rechace,
(2) considérela un favor, y
(3) mantenga su boca cerrada (no se defienda). La puesta en práctica de estas sugerencias ayudan a controlar la forma de reaccionar ante la crítica y a convertirla en productiva en vez de destructiva, sin importar la intención original.

Salmo 141:6 Sus jueces son lanzados contra los costados de la peña, y oyen mis palabras, que son agradables.

Salmo 141:7 Como cuando se ara y se rompe la tierra, nuestros huesos han sido esparcidos a la boca del Seol.

Huesos : El sentido del texto hebreo en versículos 5-7 es oscuro. Pero parece que alude a que los malvados en su momento serán juzgados y descubrirán entonces que las palabras de David son ciertas. El versículo 7 recoge el lamento de aquellos malvados que ya han sido juzgados.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti