Salmo 122: Salutación a Jerusalén

Salmo 122:7 Haya paz dentro de tus muros, y prosperidad en tus palacios.

El salmista no oraba para su propia paz ni su prosperidad, sino por sus conciudadanos de Jerusalén. Esta es una oración de intercesión, una oración que se hace a favor de otros. Muy a menudo oramos por las necesidades y deseos nuestros cuando deberíamos interceder por los demás. ¿Intercederá hoy por alguien en necesidad?

Salmo 122:8 Por amor de mis hermanos y de mis amigos diré ahora: Sea la paz en ti.

La paz buscada en estos versículos es mucho más que la simple ausencia de conflictos. Sugiere también plenitud, salud, justicia, prosperidad y protección. El mundo no puede ofrecer esta paz. La verdadera paz proviene de la fe en Dios debido a que solo El personifica todas las características de la paz. Para encontrar la paz mental y la paz con otros, debe encontrar la paz de Dios.

Salmo 122:9 Por amor de la casa del SEÑOR nuestro Dios procuraré tu bien.

Himno. Cantico de sion : por la paz de jerusalen

Los 15 salmos del 120 al 134 son “cantos de ascenso” según sus títulos. Fueron cantados cuando los peregrinos israelitas subieron a Jerusalén para las tres fiestas anuales principales: la Pascua, las Primicias (Pentecostés) y Tabernáculos. Puesto que la frase heb. traducida de David puede ser también “para David” o “en honor a David,” y porque algunas versiones antiguas no lo incluyen, este Salmo se fecha más tarde. Como contiene elementos lingüisticos del Norte, puede ser del Reino del Norte antes de la caída de Samaria (722 a. de J.C.); pero muchos piensan que es un salmo posexílico.

El gozo de llegar a la cicudad santa

El salmista expresa el gozo de poder ir a la casa de Dios y alabarle junto con su pueblo. Así debe ser también con cada cristiano. El tiempo pasado, me alegré, indicaría que el salmista lo escribió después de regresar de su peregrinación; está reviviendo (Ya se posan) la grata experiencia.

El pueblo unido en alabanza

El salmista tiene muy gratos recuerdos de Jerusalén. Toda compacta (v. 3). Jerusalén, por cierto, no era grande; era bien concentrada geográficamente. Y el poeta la usa como una imagen del pueblo de Dios que es “unido”, pues allá suben las tribus y familias de todo Israel. En vez de las congregaciones de Israel el texto heb. tiene: “el testimonio de (o a) Israel.” La ley prescribe la peregrinación a tres fiestas anuales.

Cuando el salmista recuerda la alabanza del pueblo, piensa también en la justicia (los tronos para el juicio) y en la línea davídica que implica las promesas del pacto davídico.

Visión de paz

El salmista expresa un deseo ardiente de paz para Jerusalén. El pueblo siempre tiene que buscar la protección y la ayuda de Dios. Jerusalén ha sido un lugar muy “peleado”, los creyentes siempre han de buscar su paz, y también la paz de todas las ciudades.

Unidos en oración

El autor de Hebreos aplica este pasaje al contexto del Nuevo Pacto. El salmista manifiesta sus motivaciones al pedir la paz y la prosperidad de Jerusalén: su amor para con los hermanos y amigos y porque allí está el santuario de Dios. Sus oraciones no son egocéntricas, sino desea la bendición de sus hermanos y la gloria de Dios.

    Páginas: 1 2

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario

  • Saber envejecer

    Una mujer de 92 años era trasladada a una residencia de ancianos, tras un largo tiempo de espera para ser…
  • Metas que enriquecen

    El primer paso hacia el éxito es soñar exactamente lo que queremos en la vida y el negocio. Hagámonos las…
  • Fe y paraguas

    En un pueblito de zona rural, se produjo una larga sequía que amenazaba con dejar en la ruina a todos…
  • La alegría de dar

    Después de admirar una pintura en la casa de una mujer, me sorprendió su generosidad cuando la bajó y me…