Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Salmo 116: Promesas de acción de gracias

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Los versículos 8 y 9 usan lenguaje de Job 56:13. Gráficamente el salmista indica que todo su ser está involucrado, habla de su vida, sus ojos y sus pies. Ya que Dios le preservó la vida quiere andar delante de él, en su presencia y también abiertamente, a la vista de toda la gente.

Los traductores tienen dificultad con la segunda palabra del versículo 10. En vez de por tanto algunos prefieren “aunque” o “a pesar de”. A pesar de su gran aflicción, su desánimo y su desilusión de los seres humanos, el salmista seguía creyendo y confiando en Dios.

Gratitud expresada

Cuando uno siente gratitud, quiere expresarla; así el salmista busca cómo mostrar su gratitud a Dios. Primero dice que alzaré la copa de la salvación. ¿Qué indica esta copa? Puede ser la copa de ofrenda de gratitud de Numeros 15:10; también se habla de una copa en  Job 23:5 (cf. copa de ira en 75:8). Si tomamos la idea de la copa en Job 23:5, vemos que la copa de salvación incluye todo que Dios nos ha dado en Cristo. A menudo no nos apropiamos de lo que Dios nos ha dado: la paz, el gozo, el reposo, la confianza, la victoria, la comunión con él. Una manera de mostrar gratitud a Dios es apropiarnos de toda la copa de la salvación.

El salmista no olvida los votos que ha hecho a Dios; si Dios es fiel a sus promesas, también debe ser el que Dios favorece. Y lo hace delante de todo su pueblo, pues la comunión con Dios y la alabanza no se pueden limitar a la vida individual privada porque todo creyente es parte del pueblo de Dios.

El versículo 15 indica que Dios toma en serio la muerte de sus fieles; le duele, él siente la dolencia de sus hijos, como Jesús mostró frente a la tumba de Lázaro.

El versículo 16 indica una entrega nueva a Dios. El salmista renueva su entrega como siervo de Dios. Ruega que Dios lo escuche, pues es importante que cuando uno se entrega a Dios crea que él lo acepta.

Los versículos 17-19 repiten la afirmación de gratitud y alabanza. De nuevo recalca que esta alabanza de gratitud no es meramente privada; involucra dar testimonio a toda la congregación y unirse a ella para alabar a Dios.

Bendiciones para el creyente 116 El salmista, lleno de gratitud, alaba fervientemente el nombre de Jehová, por la magnífica salvación que le ha otorgado.

Catorce veces aparece el nombre sagrado. El “nuevo hombre”, es el hombre que sigue al Señor por la adhesión personal a él y a su causa.

El Señor nos ha bendecido de una manera maravillosa al salvarnos; dándonos la vida eterna, y nombrándonos ciudadanos de los cielos.

El cristiano, dotado del Espíritu Santo tiene:

1. Experiencia de amor.
2. Se sabe perdonado
3. Salvado, le sigue.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Job 40: Señorío de Dios

El Poder de Dios. En los animales antes citados brillaba la sabiduría de Dios, que los dotó de tan maravillosos instintos. Ahora el hagiógrafo lleva

Artículo Completo