Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Salmo 112

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Sal 112:1  ¡Aleluya! Cuán bienaventurado es el hombre que teme al SEÑOR, que mucho se deleita en sus mandamientos.

Mientras el Salmo 111, celebra al santo Dios, este versa sobre el individuo santo.  Se deleita, chafets: Deleitarse en algo; derivar placer de algo; doblarse o inclinarse hacia; apreciación; tener una disposición favorable hacia alguien; amar o desear. De chafets viene el sustantivo chefets  que significa «placer» o «delicia». Un nombre bíblico muy conocido, derivado de esta palabra, es «Hefzi-bá» (que literalmente quiere decir «Mi deleite está en ella»), forma profética de designar la tierra de Israel, porque Dios hallará deleite en la tierra y en su pueblo, es decir, serán de su agrado. Aquí el individuo bendecido encuentra los mandamientos de Dios deleitosos, atractivos, placenteros, agradables y deseables. Bienaventurado (en hebreo, ~escher ) significa feliz, y es equivalente al griego makarios  de Mateo 5:3

Si tememos al Señor y nos gozamos al obedecer sus mandamientos, tenemos muchas bendiciones a nuestro alcance: honor, prosperidad, seguridad, libertad del temor. Si espera las bendiciones de Dios, debe antes reverenciarle y obedecerle con alegría.

Sal 112:2  Poderosa en la tierra será su descendencia; la generación de los rectos será bendita. [private]

Sal 112:3  Bienes y riquezas hay en su casa, y su justicia permanece para siempre.

Esta afirmación sobre las riquezas debe ser contrapesada con 37.16 y las historias de hombres como Job y Pablo, quienes sufrieron dificultades económicas. Las consideraciones sobre la acumulación de riquezas en el cielo ofrecen una perspectiva adecuada sobre este tema.

Sal 112:4  Luz resplandece en las tinieblas para el que es recto; El es clemente, compasivo y justo.

Sal 112:5  Bien le va al hombre que se apiada y presta; arreglará sus asuntos con juicio.

La generosidad curará dos problemas que el dinero puede crear. El rico puede abusar de otros en su afán por acumular riquezas. La generosidad eliminará ese abuso. Además, el temor a perder dinero puede ser una trampa. La generosidad y el respeto a Dios coloca nuestra confianza, por justicia y seguridad, en El y no en el dinero.

Sal 112:6  Porque nunca será sacudido; para siempre será recordado el justo.

Sal 112:7  No temerá recibir malas noticias; su corazón está firme, confiado en el SEÑOR.

Todos queremos vivir sin temor. Nuestros héroes son personas valientes que corren toda clase de riesgos y los superan. El salmista nos enseña que el temor de Dios nos puede llevar a una vida sin temor. Temer a Dios significa respetarlo y reverenciarlo como el Dios todopoderoso. Cuando confiemos plenamente en que Dios nos cuida, descubriremos que nuestros demás temores, aun el de la misma muerte, se desplomarán.

Sal 112:8  Su corazón está seguro, no temerá, hasta que vea vencidos a sus adversarios.

Sal 112:9  Con liberalidad ha dado a los pobres; su justicia permanece para siempre; su poder será exaltado con honor.

«Su poder será exaltado en gloria» significa que la dignidad de Dios se pondrá en alto y se honrarán a los fieles a Dios.

Reparte : Esto se cita por Pablo en 2 de Corintios 9:9 para alentar la caridad cristiana.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Obediencia y reposo

En una expedición de caza, una familia se detuvo para almorzar. Los niños jugaban a la sombra de un árbol, distantes de sus padres y del resto

Artículo Completo

Navidad es Navidad

La navidad se dice que es la celebración del nacimiento del Niño Dios, que es tiempo de amor y de paz, donde hay que olvidar rencores y

Artículo Completo

Las puertas del cielo

Un guerrero, samurai, fue a ver al Maestro Zen Hakuin y le preguntó: ¿Existe el infierno? ¿Existe el cielo? ¿Dónde están las puertas que llevan a ellos

Artículo Completo