Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Salmo 110: El Mesías, Rey y Sacerdote.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Sal 110:1  Salmo de David. Dice el SEÑOR a mi Señor: Siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies.

El Señor : Tanto los judíos como los cristianos consideran mesiánico este salmo, y esta opinión fue confirmada por el mismo Jesús cuando lo citó para probar su deidad. Jehová : Esto es, el Dios del universo, dijo al Señor de David (Adonai, el Mesías) que se regocijara. Muchos autores del NT citan este versículo. La palabra dijo se emplea únicamente cuando se trata de mensajes proféticos.

Este es uno de los salmos más citados en el Nuevo Testamento debido a sus claras referencias acerca del Mesías. En Mateo 22:41-45, Jesús recitó las palabras de este versículo haciendo referencia a sí mismo. Los versículos 1 y 6 profetizan la destrucción total y final del malvado que Cristo llevará a cabo. El Salmo 110.2 profetiza el reino de Cristo en la tierra. Los dos versículos siguientes hablan del sacerdocio de Cristo en su pueblo y 110.5, 6 predice la batalla final en la tierra cuando Cristo venza a las fuerzas del mal. Mucha gente tiene una imprecisa fe en Dios, pero se niegan a aceptar que Jesús es alguien más que un gran maestro humano. Sin embargo, la Biblia no permite esa opción. Tanto el Antiguo como el Nuevo Testamentos proclaman la deidad de Uno que viene a salvar y reinar. Jesús explicó que este salmo menciona al Mesías como uno más grande que David, el más grande rey de Israel. Pedro utilizó este salmo para demostrar que Jesús, el Mesías, sentado a la diestra de Dios, es Señor sobre todos. Usted no puede ser indeciso, diciendo que Jesús «solo es un buen maestro», porque la Biblia lo llama claramente el Señor.

Sal 110:2  El SEÑOR extenderá desde Sion tu poderoso cetro, diciendo:  Domina en medio de tus enemigos.

Vara : Otra palabra para designar el cetro real, un símbolo de poder. Domina : Como muestra Pablo Cristo reina ahora sobre sus enemigos.

Sal 110:3  Tu pueblo se ofrecerá voluntariamente en el día de tu poder; en el esplendor de la santidad, desde el seno de la aurora; tu juventud es para ti como el rocío.

Sal 110:4  El SEÑOR ha jurado y no se retractará: Tú eres sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec.

Aquí se revelan claramente los oficios del Mesías como Rey y sacerdote , ya que Cristo intercede constantemente por los seres humanos, como dice el NT cuando cita este versículo. El sacerdocio de Melquisedec se considera superior al de Aarón, ya que Abraham pagaba sus diezmos a este sacerdote

Ser un sacerdote como Melquisedec significa que Cristo nunca abusará de su posición divina y que su reinado será para siempre. La mejor descripción de Jesús como Sumo Sacerdote, se encuentra en Hebreos 5.

Sal 110:5  El Señor está a tu diestra; quebrantará reyes en el día de su ira.

Un aspecto de la ira de Jesús se pone de manifiesto en el juicio que se anuncia en Mateo 23-25.

Sal 110:6  Juzgará entre las naciones, las llenará de cadáveres, quebrantará cabezas sobre la ancha tierra.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Cantares 5: El esposo

Cantares 5:1 He venido a mi jardín, hermana, esposa mía; he recogido mi mirra y mis aromas, he comido mi panal y mi miel, mi vino y

Artículo Completo

El depósito de la Fe

El error nunca se presenta en toda su desnuda crudeza, a fin de que no se le descubra. Antes bien se viste elegantemente, para que los incautos

Artículo Completo