Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Salmo 105: Fidelidad de Dios a la Alianza

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Salmo 105:1  Dad gracias al SEÑOR, invocad su nombre; dad a conocer sus obras entre los pueblos.

Sus obras : Este cántico y el próximo relatan brevemente la historia del surgimiento del pueblo israelita como descendiente de Abraham. Alabad : Esta estrofa es paralela al cántico que David compuso para Asaf y los demás músicos cuando el arca del pacto fue traída a Jerusalén.

Los primeros quince versículos de este salmo también se encuentran en 1 de Crónicas 16:8-22 donde se cantan como parte de la celebración de David al llevar el arca del pacto a Jerusalén. Otros tres salmos también son himnos que hablan de la historia de Israel: 78, 106 y 136.

Salmo 105:2  Cantadle, cantadle alabanzas; hablad de todas sus maravillas.

Salmo 105:3  Gloriaos en su santo nombre; alégrese el corazón de los que buscan al SEÑOR.

Salmo 105:4  Buscad al SEÑOR y su fortaleza; buscad su rostro continuamente.

Salmo 105:5  Recordad las maravillas que El ha hecho, sus prodigios y los juicios de su boca,

Si parece que Dios está muy lejos, persista en su búsqueda. Dios recompensa a quienes lo buscan con sinceridad. Jesús prometió: «Buscad, y hallaréis». David sugirió un método valioso para encontrar a Dios: familiarizarse con la forma en que El ha ayudado a su pueblo en el pasado. La Biblia narra la historia del pueblo de Dios. Al buscar en sus páginas descubriremos a un Dios amoroso que espera que lo encontremos.

Salmo 105:6  oh simiente de Abraham, su siervo, hijos de Jacob, sus escogidos.

Salmo 105:7  El es el SEÑOR nuestro Dios; sus juicios están en toda la tierra.

Él y sus se repiten por lo menos 49 veces en esta obra, donde se hace énfasis en las manifestaciones de la providencia de Dios en la historia de Israel.

Salmo 105:8  Para siempre se ha acordado de su pacto, de la palabra que ordenó a mil generaciones,

Salmo 105:9  del pacto que hizo con Abraham, y de su juramento a Isaac.

Salmo 105:10  También lo confirmó a Jacob por estatuto, a Israel como pacto eterno,

Salmo 105:11  diciendo: A ti te daré la tierra de Canaán como porción de vuestra heredad.

La nación de Israel, el pueblo que Dios usó para revelar sus leyes a la humanidad, descendía de Abraham. Dios escogió a Abraham y le prometió que sus descendientes vivirían en la tierra de Canaán (ahora llamada Israel) y que serían tan numerosos que no se podrían contar. El hijo de Abraham fue Isaac, el hijo de este Jacob. Estos tres hombres se consideran los patriarcas o fundadores de Israel. Dios los bendijo debido a su fe.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Fantasmas de felicidad

Elisa Sierra, mujer de cuarenta años de edad con retraso mental, no podí­a creerlo. Ahí­, en medio del andén, habí­a un fajo de billetes. Era un paquete

Artículo Completo

La sopa de piedras

Hubo una vez, hace muchos años, un país que acababa de pasar una guerra muy dura. Como ya es sabido las guerras traen consigo rencores, envidias, muchos

Artículo Completo

El sendero de los tomates

Tan sólo un sendero de tomates… Tan sólo el sol del verano la vio pasar con sus pensamientos solitarios recolectando los frutos sin tocarlos. Sólo ella caminando

Artículo Completo

Las dos semillas

Dos semillas estaban juntas lado a lado en la fértil tierra de la primavera. La primera semilla dijo: — ¡Quiero crecer! Quiero impulsar a mis raíces al

Artículo Completo