Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Salmo 102: Descripción de sufrimiento

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Salmo 102:1 Plegaria de uno que sufre, cuando desmaya y expone su queja ante el SEÑOR. Oh SEÑOR, escucha mi oración, y llegue a ti mi clamor.

Salmo 102:2 No escondas de mí tu rostro en el día de mi angustia; inclina hacia mí tu oído; el día en que te invoco, respóndeme pronto.

Salmo 102:3 Porque mis días han sido consumidos en humo, y como brasero han sido quemados mis huesos.

El salmista se sentía tan mal que se olvidó de comer. Cuando nos enfrentamos a la enfermedad y a la desesperación, nuestros días pasan y no nos ocupamos ni siquiera de nuestras necesidades básicas. En esos momentos, Dios es nuestro único consuelo y fortaleza. Aun cuando estemos muy débiles para luchar, podemos apoyarnos en El. Es a menudo mediante nuestras debilidades que la gran fortaleza de Dios está a nuestro alcance.

Salmo 102:4 Mi corazón ha sido herido como la hierba y se ha secado, y hasta me olvido de comer mi pan.

Salmo 102:5 A causa de la intensidad de mi gemido mis huesos se pegan a la piel.

Salmo 102:6 Me parezco al pelícano del desierto; como el búho de las soledades he llegado a ser.

Estas aves simbolizan soledad y desolación. A veces quizás necesitemos estar solos y el retiro nos puede confortar. Pero debemos tener cuidado de no aguijonear a los que tratan de ayudarnos. No rechace ayuda ni conversación. Sufrir en silencio no es cristiano ni mucho menos saludable. En su lugar aceptemos con gentileza el apoyo y la ayuda de familiares y amigos.

Salmo 102:7 No puedo dormir; soy cual pájaro solitario sobre un tejado.

Salmo 102:8 Mis enemigos me han afrentado todo el día; los que me escarnecen han usado mi nombre como maldición.

Salmo 102:9 Porque cenizas he comido por pan, y con lágrimas he mezclado mi bebida,

Salmo 102:10 a causa de tu indignación y de tu enojo; pues tú me has levantado y me has rechazado.

Salmo 102:11 Mis días son como sombra que se alarga; y yo me seco como la hierba.

Hierba : Es un símbolo que comúnmente se emplea en la Biblia para referirse a lo fugaz de la vida

Salmo 102:12 Mas tú, SEÑOR, permaneces para siempre, y tu nombre por todas las generaciones.

Salmo 102:13 Tú te levantarás y tendrás compasión de Sion, porque es tiempo de apiadarse de ella, pues ha llegado la hora.

Salmo 102:14 Ciertamente tus siervos se deleitan en sus piedras, y se apiadan de su polvo.

Salmo 102:15 Y las naciones temerán el nombre del SEÑOR, y todos los reyes de la tierra, tu gloria.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Aprendizaje espiritual

Antes de juzgar…  perdona. Antes de hablar… escucha. Antes de escribir… piensa. Antes de gastar… gana. Antes de criticar… espera. Antes de rendirte… prueba. Tus palabras, tus

Artículo Completo

El empujón del águila

El águila empujó gentilmente sus hijitos hacia la orilla del nido. Su corazón se aceleró con emociones conflictivas, al mismo tiempo en que sintió la resistencia de

Artículo Completo