Salmo 1: El justo y los pecadores

El Salmo 1 es el primer capítulo del Libro de los salmos, texto canónico de los Ketuvim (de la Tanaj hebrea) y de la Biblia cristiana. Se trata de un texto particular debido a que no tiene título.

Es considerado un texto tardío debido al uso de la imagen de los dos caminos, que forma como el esqueleto del salmo y que pertenece a la doctrina judía. Más aún, se piensa que en tiempos del primer cristianismo formaba un solo salmo con el segundo debido, por ejemplo, donde se cita el Salmo 2 diciendo: «como está escrito en el primero salmo».

Su elaboración delicada se puede constatar por el hecho de que comienza por la primera letra del alfabeto hebreo y concluye con la última.

El salmo habla de los dos caminos que puede seguir el hombre y describe el camino del justo como el comportamiento de quien medita y practica los mandatos de Yahveh y se aleja de una serie de conductas propias del camino del impío: seguir consejos de otros impíos o el camino de los errados, o la reunión de quienes se burlan, etc. Es decir, el autor del salmo identifica al impío con quien sigue su propio criterio en vez de los mandamientos divinos. En la simbología bíblica la expresión «vía» o «camino» significa «vida» o «actitud» y el símil de las dos vías es muy usado.

Compara al justo con un árbol que toma su agua de un arroyo y da frutos permanentes: Esta imagen es usada también por el profeta Jeremías y en textos semejantes egipcios como las Instrucciones de Amenemope. En cambio el impío es comparado con la paja que el viento se lleva: no tiene firmeza y resulta al final inconsistente. Sobre estos dos caminos, Ángel González afirma:

En realidad, estos caminos no son dos formas de vida positivas, que se ofrecen igualmente a la elección, pues la segunda es negativa, conduce a la perdición y no tiene consistencia. Son, con todo, dos modos existenciales, en que para el salmista se divide el mundo de los hombres.

Dónde encontrar ayuda en el Libro de los Salmos

Para Cuando usted se sienta:

  • Abrumado: 25; 69; 142
  • Impaciente: 13; 27; 37; 40
  • Afligido: 13; 25; 31; 40; 107
  • Inseguro: 3; 5; 12; 91
  • Agradecido: 118; 136; 138
  • Insignificante: 8; 90; 139
  • Amenazado: 3; 11; 17
  • Insultado: 41; 70
  • Arrepentido: 32; 51; 66
  • Perdido: 23; 139
  • Atrapado: 7; 17; 42; 88; 142
  • Preocupado: 37
  • Cansado o débil: 6; 13; 18; 28; 29; 40; 86
  • Rencoroso: 11
  • Celoso: 37
  • Seguro de sí mismo: 24
  • Con deseos de renunciar: 29; 43; 145
  • Sin propósito: 14; 25; 39; 49; 90
  • Con deseos de adorar: 8; 19; 27; 29; 150
  • Soberbio: 14; 30; 49
  • Confundido: 10; 12; 73
  • Solitario: 9; 10; 12; 13; 27; 40; 43
  • Gozoso: 19; 96
  • Temeroso: 3; 4; 27; 46; 49; 56; 91; 118
  • Culpable: 19; 32; 38; 51
  • Tenso: 4
  • Deprimido: 27; 34; 42; 43; 88; 143
  • Triste: 13
  • Destruido: 6; 63
  • Vengativo: 3; 7; 109
  • Engañado: 41

Compártelo con tus redes

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Tu Opinión es muy importante para nosotros

Deja un comentario

También Podría interesarte

El canto de las sirenas

El canto de las sirenas

«Cuenta la leyenda que advertido por la diosa Circe de lo peligroso que era el canto de las Sirenas, Ulises ordenó tapar con cera los

Leer Más >>

Sigue adelante

Se cuenta que hubo un leñador que se pasaba el día talando árboles. La madera en esa parte del bosque no era de buena calidad

Leer Más >>
El precio de la salvación

El precio de la salvación

Un párroco muy querido presentó a su feligresía un señor, explicando que era su amigo más querido de la infancia y que deseaba darle unos

Leer Más >>