Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Saberlo o no saberlo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Un caminante llegó a un pueblo donde se anunciaba la actuación del “hombre maravilloso”, un personaje que, según contaba el pregonero, era capaz de realizar milagros.

El viajero se colocó en lugar de privilegio para ver el número, y, empezado éste, observó que, en efecto, aquel hombre realizaba prodigios tan grandes como el de crear objetos de la nada.

Terminada la función, se acercó al «hombre maravilloso» y le preguntó:

— ¿Dónde está el truco de los fenómenos que realizas?

— No hay ningún truco — contestó éste.

— ¿Quieres decirme que eres capaz de crear de la nada? — volvió a inquirir.

— Así es — contestó de nuevo.

— Eso es imposible — gritó el viajero. Sólo puede crear Dios. ¿Es que acaso tú eres Dios?

— Así es — volvió a responder el “hombre maravilloso”.

Lleno de indignación ante aquella irrespetuosa manifestación, el viajero gritó burlándose:

— ¡Tú eres tan Dios como puedo serlo yo!

— Así es también — respondió de nuevo— , sólo que hay una pequeña diferencia entre tú y yo.

— ¿Cuál es? — preguntó intrigado el caminante.

— Que yo lo sé y tú no.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Los tres arbolitos

Érase una vez en la cumbre de una montaña,  tres pequeños árboles juntos y soñando sobre lo que querían llegar a ser cuando fueran grandes. El primer

Artículo Completo

Voluntad de acero

Oscar Pistorius, Sudafricano-Pretoria (1986)- No nació sin piernas, se las amputaron cuando tenía sólo 11 meses. Sus padres, atribulados antes y después de la operación por los dolores

Artículo Completo

Día de las Madres

Hace cincuentidos años que mi amigo y yo cargamos un Corvette 427 gris metálico con neveras portátiles bermudas y camisetas, y pasamos frente a la lúgubre fachada

Artículo Completo

El Rey astuto

El rey Herodes se inquietó mucho al oír esto, y lo mismo les pasó a todos los habitantes de Jerusalén. Mandó el rey llamar a todos los

Artículo Completo

Te hice a ti

En la calle vi a una niñita temblando de frío con un vestidito ligero, con poca esperanza de encontrar una comida decente. Me enojé y le dije

Artículo Completo

Por favor

Érase una vez una pequeña expresión llamada «por favor», que vivía en la boca de un niño. «Por favor» vive en la boca de todos, aunque la

Artículo Completo