Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Saber esperar

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Nada es para siempre, el dolor pasará… no desesperes, Dios solo pide, que no perdamos la fe, que sepamos esperar. Y si ves todo oscuro, y crees que la luz no verás… no temas, Dios no olvida, solo hay que esperar.

Después de la tempestad viene la calma, el diluvio pasará… ten fe, camina sobre el agua y no dejes de esperar. Es la esperanza la fuerza que nos ayuda a llegar, aunque la meta se vea lejos, aunque el dolor nos quiera ganar, Dios no nos abandona, solo hay que esperar.

Los sueños no son imposibles, si luchas, si esperas, podrás hacerlos realidad; el camino para alcanzar lo que anhelas, es la fe, y la paz que da, el saber esperar.

Si ves todo confuso, sino entiendes porque sucedió; no te afanes, Dios no se ha equivocado, El sabe lo que hace, actúa en su momento, solo te pide, que no desesperes, que confíes en Él, así como Él en ti ha confiado. Aún en la oscuridad, se puede ver una luz, solo tienes que esperar, aunque veas un solo par de huellas, no hay soledad, alguien te lleva en sus brazos, murió por amor ti, es el Amigo, Jesús.

Espera, a que tu momento llegue, no actúes sin pensar, no digas nada que después vayas a lamentar, piensa bien antes de actuar. Esperar es de prudentes, es también un valor del que en Dios cree, pero no hay que dejar de actuar, nada gratis nos viene, hay que luchar sin desfallecer, la luz venció, la tumba esta vacía. No pierde jamas, aquel que sabe esperar en Dios.

Espera, no te rindas, ten paciencia, espera…

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La Biblia y el celular

¿Se imaginan que pasaría si tratáramos a nuestra Biblia de la misma forma que tratamos a nuestro celular? Y siempre cargáramos nuestra Biblia en la

Artículo Completo

No te preocupes. Sé feliz

Es asombroso cómo el menor problema nos hace apartar la mirada de Dios. La tensión interrumpe nuestro sueño. Los vendedores telefónicos interrumpen nuestra cena. Los

Artículo Completo