Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Saber escuchar

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Una pareja celebraba sus bodas de oro, y estuvieron todo el dí­a de fiesta, celebrando con cantidad de familiares y amigos que acudieron a felicitarle. Por eso se sintieron aliviados cuando al anochecer, pudieron quedarse solos en el jardí­n contemplando la puesta de sol y descansando del ajetreo de todo el dí­a.

En un determinado momento, el anciano se quedó mirando afectuosamente a su mujer y le dijo:

— «¡Querida, estoy orgulloso de ti!»
— «¿Qué has dicho?» preguntó la anciana. Ya sabes que soy un poco dura de oí­do. Habla más alto.
— «¡Estoy orgulloso de ti!»
— «Me parece muy lógico», dijo ella con un gesto despectivo. «También yo estoy harta de ti».

Por desgracia, frecuentemente ni siquiera oí­mos lo que el otro está diciendo. La relación consiste en escuchar tanto a los demás, como a uno mismo. La perfecta visión consiste en mirar tanto a los demás como a uno mismo. Porque nunca comprenderán a los demás quienes no se han escuchado a sí­ mismos; ni podrán ver la realidad de los demás quienes no se han explorado a sí­ mismos. El perfecto oyente te escucha, aunque no digas nada.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Los métodos misioneros

El enorme crecimiento numérico de la iglesia en los primeros siglos nos lleva a preguntarnos qué métodos misioneros empleó la iglesia en su expansión. Y la respuesta

Artículo Completo

Compromiso cristiano

Un hombre que llegó tarde al templo, preguntó al ujier que estaba en la puerta: —¿Ha terminado ya el servicio? —No —respondió el ujier—, se acaba de

Artículo Completo