Romanos 5: Confiando en Dios, resultados de la justificación

Cuando Beethoven se vio amenazado por la sordera, lo más terrible que le puede suceder a un músico, dijo: «Cogeré a la vida por el cuello.» Eso es hypomoné. Cuando Walter Scott estaba en la ruina por la bancarrota de sus editores, dijo: «Nadie va a decir que soy un pobre hombre. Pagaré la deuda con mi propia mano.» Eso es hypomoné. Alguien le dijo a una noble alma que estaba pasando un gran dolor: « El dolor le da color a la vida, ¿no?» Y respondió: « ¡Sí! ¡Pero yo escojo el color!» Eso es hypomoné. Cuando Henley yacía en la enfermería de Edimburgo con una pierna amputada y con la otra en peligro de serlo, escribió Invictus: En medio de las nieblas que me cubren, como un pozo de polo a polo negras, doy gracias por mi alma inconquistable.

Eso es hypomoné. Hypomoné no es un espíritu que se tumba y deja que la riada le pase por encima, sino el espíritu que apechuga con la adversidad y la vence.

«La entereza -continúa Pablo- produce carácter.» La palabra que usa para carácter es dokimé. Dokimé se dice de un metal que ha pasado por el fuego de forma que ha quedado limpio de todo lo inferior. Se usa de una moneda de quilates. Cuando se arrostra la aflicción con entereza, se sale de la batalla más fuerte, más puro y mejor y más cerca de Dios.

«El carácter -continúa Pablo- produce esperanza.» Dos personas se enfrentan con la misma situación; a una la puede conducir a la desesperación, y puede espolear a la otra a una acción victoriosa. Para una puede ser el final de la esperanza, y para la otra un desafío a la grandeza. «No me gustan las crisis decía Lord Reith-, pero sí las oportunidades que presentan.» La diferencia está en las personas. Si uno se ha dejado llegar a ser débil y flojo, si ha dejado que las circunstancias le venzan, si no ha hecho más que gimotear y achicarse bajo la aflicción, ha llegado a un punto en el que, cuando se presenta el desafío de la crisis, no puede hacer más que desesperarse. Si, por el contrario, uno ha ido por la vida con la frente alta, enfrentándose con las cosas hasta conquistarlas, entonces, cuando llega el desafío, lo arrostra con los ojos inflamados por la esperanza. El carácter que ha resistido la prueba siempre sale lleno de esperanza.

Luego Pablo hace una afirmación final: «La esperanza ‹cristiana nunca resulta una vana ilusión, porque está cimentada en el amor de Dios.» La Epístola moral a Fabio dice de ciertas esperanzas: « Fabio, las esperanzas cortesanas prisiones son do el ambicioso muere y donde al más activo nacen canas…» Pero la esperanza que se pone en Dios, no se desvanece, ni deja frustrados. La esperanza que se pone en el amor de Dios no es ninguna ilusión; porque Dios nos ama con un amor eterno respaldado por un poder eterno.

La prueba definitiva del amor

Cuando no teníamos remedio, en el tiempo de Dios Cristo murió por los que éramos impíos. A duras penas se encontrará alguien que muera por otro; pero podría ser que uno estuviera dispuesto hasta a morir por una buena causa. Pero Dios llega a mucho más: nos demuestra Su amor al morir Cristo por nosotros cuando no éramos más que pecadores. Como hemos entrado en la perfecta relación con Dios al precio de la sangre vital de Cristo, con más razón seremos salvos de la Ira por medio de Él. Porque, si cuando no éramos más que enemigos de Dios fuimos reconciliados con Él al precio de la muerte de Su Hijo, mucho más ahora que ya estamos reconciliados, seguiremos a salvo por Su vida. Y no sólo esto, sino que nuestra gloria está en Dios mediante nuestro Señor Jesucristo, por medio de Quien hemos recibido esta reconciliación.

El hecho de que Jesucristo muriera por nosotros es la prueba definitiva del amor de Dios. Ya sería bastante difícil encontrar a alguien que estuviera dispuesto a morir por un justo; sería remotamente posible convencer a alguien para que muriera por alguna idea grande y buena; y alguien podría tener el amor necesario para dar su vida por un amigo. Pero lo inmensamente maravilloso del amor de Jesucristo es que murió por nosotros cuando no éramos más que pecadores enemistados con Dios. Ningún amor puede llegar más lejos.

Rita Snowdon relata un incidente de la vida de T. E. Lawrence. En 1915 iba viajando por el desierto con unos árabes. La situación era desesperada. Ya casi no tenían comida, y apenas les quedaba una gota de agua. Llevaban las capuchas puestas para protegerse la cabeza del viento, que era como una llama e iba cargado de la tempestad de arena. De pronto, alguien dijo: «¿Dónde está Jazmin?» Y otro contestó: «¿Qué Jazmin?» « El de la piel amarilla, de Maan; el que mató al cobrador turco y huyó al desierto.» El primero dijo: «Mira, no hay nadie montado en el camello de Jazmin. Su rifle está colgando, pero Jazmin no está.» Y un segundo dijo: «Alguien le ha pegado un tiro durante la marcha.» Y un tercero añadió: «No está muy bien de la cabeza. A lo mejor ha visto un espejismo. Y no es muy fuerte; a lo mejor se ha desmayado y se ha caído del camello.» Y el primero comentó: « ¡Qué más da! Jazmin no valía un chavo.» Y los árabes se acomodaron en sus camellos y reanudaron la marcha. Pero Lawrence se dio la vuelta. Solo, en el calor abrasador, arriesgando la vida, volvió para atrás. Después de hora y media de cabalgada vio algo en la arena. Era Jazmin, ciego y loco de calor y de sed, a punto de perecer en el terrible desierto. Lawrence le montó en su camello, le dio las últimas gotas de agua que le quedaban e inició la lenta marcha hacia la comitiva. Cuando los alcanzó, los árabes le miraron alucinados. «Aquí está Jazmin -dijeron-, que no vale un chavo, y nuestro jefe Lawrence ha arriesgado la vida para salvarle.»

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario

  • Saber envejecer

    Una mujer de 92 años era trasladada a una residencia de ancianos, tras un largo tiempo de espera para ser…
  • Metas que enriquecen

    El primer paso hacia el éxito es soñar exactamente lo que queremos en la vida y el negocio. Hagámonos las…
  • Fe y paraguas

    En un pueblito de zona rural, se produjo una larga sequía que amenazaba con dejar en la ruina a todos…
  • La alegría de dar

    Después de admirar una pintura en la casa de una mujer, me sorprendió su generosidad cuando la bajó y me…