Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Reloj

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Un relojito que acababa de ser terminado por el relojero, fue puesto en una repisa en la bodega, junto a dos relojes mayores que estaban muy ocupados marcando los segundos con su tictac.

Bien: dijo uno de los relojes al recién llegado, De modo que te has iniciado en este trabajo? Lo siento por ti. Ahora estás dando tu tictac con mucho entusiasmo, pero ya te cansarás cuando hayas marcado treinta y tres millones de tic tacs.

— ¡Treinta y tres millones de tic tacs! dijo asustado el relojito-.¡Yo jamás podré hacer eso! E inmediatamente se detuvo desesperado.

— No seas necio- le dijo el otro reloj en ese momento-. ¿Por qué prestas oídos a tales palabras? La cosa no es así. Lo único que tienes que hacer, es dar un tictac en este momento.Eso es fácil, ¿verdad? En seguida das otro, lo que es tan fácil como el anterior, y así sucesivamente.

— ¡Ah! Si eso es todo -gritó el relojito-, se hace fácilmente.Así, que ¡aquí voy!

Y comenzó con nuevo entusiasmo a hacer un tictac a la vez sin pensar en los meses, ni en los millones. Al final de un año, había hecho 33.000,000 de vibraciones sin darse cuenta de ello.

¡Ojalá los cristianos quisieran vivir solamente el momento que les corresponde y no el año completo!

En el Padre Nuestro se pide por el día. «Basta al día su afán», dice el Señor. Y la promesa que no se ha agotado en cuatro mil años dice: «Como tus días será tu fortaleza.» ¿Por qué te afanas hoy por el mañana? Tu corazón hoy llenas de pesar? Conoce tus pruebas, Tus cargas Él lleva; Si Dios tiene cuidado de las aves, De ti sin duda ha de cuidar.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La fe que mueve montañas

Una pequeña congregación en las faldas de las Montañas «Great Smokies» construyó un Nuevo santuario en un lote de terreno donado por un miembro de la iglesia.

Artículo Completo

El sabio de la Isla

Había una vez un rey en una remota isla. Dicho rey aburrido por todo lo que veía y todo lo que hacía y que ya no encontraba

Artículo Completo

Buenos días, soy Dios

El día de hoy me encargaré de tus problemas. Por favor, recuerda que no necesito de tu ayuda. Si de casualidad te encuentras en una situación que

Artículo Completo

Por qué tardaste tanto

Hubo una vez dos mejores amigos. Ellos eran inseparables, eran una sola alma. Por alguna razón sus caminos tomaron dos rumbos distintos y se separaron. Yo nunca

Artículo Completo