Reglas para ser humano

Pastor Lionel

Ayúdanos a continuar esta Obra

Recibirás un cuerpo. Puede gustarte o no, pero será tuyo durante todo el tiempo que estés aquí.

Aprenderás lecciones. Estás inscripto en una escuela informal de tiempo completo llamada vida. En esta escuela cada día tendrás la oportunidad de aprender clases. Es posible que las lecciones te gusten o que te parezcan irrelevantes y estúpidas.

No hay errores, sólo lecciones. El crecimiento es un proceso de prueba y error: es una experimentación. Los experimentos fallidos forman parte del proceso en igual medida que el experimento que funcione bien.

Una lección se repite hasta aprenderla. Una lección se presentará de varias maneras hasta que la aprendas. Una vez que la hayas aprendido, puedes pasar a la siguiente.

Las lecciones no tienen fin. No hay nada en la vida que no contenga sus lecciones. Si estás vivo, siempre tendrás algo que aprender.

“Allí” no es mejor que “aquí”. Cuando tu “allí se convierte en un “aquí”, simplemente tendrás otro “allí” que de nuevo parecerá mejor.

Los otros no son más que tus espejos. No puedes amar u odiar algo en otra persona a menos que refleje algo que amas u odias en ti mismo.

Lo que haces en tu vida depende de ti. Tienes todas las herramientas y los recursos que necesitas. Lo que hagas con ellos depende de ti. La decisión es tuya.

Tus respuestas están dentro de ti. Las respuestas a los interrogantes de la Vida están en tu interior. Todo lo que debes hacer es mirar, escuchar y confiar.

Olvidarás todo esto.

Siempre que quieras, puedes recordarlo.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Viviendo al mínimo

Con pesar me he dado cuenta en las últimas semanas que mi corazón estaba lejos de Dios. Me doy cuenta que he amado con evidencias

Artículo Completo

El loco

En un pueblo rodeado de cerros habitaba un loco, la gente del pueblo le llamaba así: “El loco”. ¿Acaso hacía cosas disparatadas, cosas raras, cosas

Artículo Completo

Cantares 4: El amado

Cantares 4:1 He aquí que tú eres hermosa, amiga mía; he aquí que tú eres hermosa; Tus ojos entre tus guedejas como de paloma; Tus

Artículo Completo