Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Quien

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Quien se aparte de la colmena, por el miedo que le produce el aguijón de la abeja, no disfrutará la dulzura de su miel.

Quien se aleja del rosal por temor a las espinas, jamás obsequiará una bella rosa.

Quien se sienta sobre la grama, acobardado por la montaña, no sabrá la plenitud que se goza en la cumbre.

Quien no enciende el fuego por temor a quemarse, morirá temblando de frío.

Quien no es capaz de sufrir y sacrificarse por los demás, jamás gozará de la felicidad de amar y ser amado.

Todo lo que vale la pena, exige sacrificios.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Huellas en la arena

Una noche soñé que caminaba a lo largo de una playa acompañada por Dios. Durante la caminata muchas escenas de mi vida fueron proyectándose en la pantalla

Artículo Completo

El límite es el Cielo

A fines de la década de 1950, el propietario de una pequeña cadena de ramos generales en el sur de Estados Unidos, se dio cuenta de que

Artículo Completo

El extranjero

Abuna di bishemaya it qaddash shemak. Que ton nom soit sanctifié, que ton règne arrive. Sia fatta la volontà tua com in cielo, così in terra. Danos

Artículo Completo