Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Quién se atreve a juzgar

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ocurrió una vez que en un pueblo murió de vejez el juez. Como tardaba en llegar el sustituto y los casos se acumulaban, los ciudadanos decidieron nombrar en el puesto interino a un convecino suyo a quien todos respetaban por su sabiduría de la justicia.

Al día siguiente le llegó el momento de presidir un juicio. Empezó hablando el fiscal, que, de un modo brillante y elocuente, convenció a todos los presentes sobre la culpabilidad del reo.

¡Tiene razón el fiscal! – exclamó el improvisado juez.

Señoría, aún debe oír al abogado – le recordó el secretario del juzgado.

Tomó entonces la palabra el abogado, que, en brillantísima exposición, también convenció a los presentes sobre la inocencia de su defendido.

También tiene razón el abogado – dijo el juez.

¡Pero señoría! – volvió a intervenir el secretario – ¡No es posible que tengan razón los dos!

¡El secretario tiene razón también! – Dicho lo cual, el juez dio por terminado el juicio.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El emperador

Hubo una vez un emperador que convocó a todos los solteros del reino pues era tiempo de buscar pareja a su hija. Todos los jóvenes asistieron y

Artículo Completo

Anás interroga a Jesús

Entonces la compañía de soldados, el tribuno y los alguaciles de los judíos, prendieron a Jesús y le ataron, y le llevaron primeramente a Anás; porque era

Artículo Completo