Comprometidos a Sembrar La Palabra de Dios

Quién se atreve a juzgar

Ocurrió una vez que en un pueblo murió de vejez el juez. Como tardaba en llegar el sustituto y los casos se acumulaban, los ciudadanos decidieron nombrar en el puesto interino a un convecino suyo a quien todos respetaban por su sabiduría de la justicia.

Al día siguiente le llegó el momento de presidir un juicio. Empezó hablando el fiscal, que, de un modo brillante y elocuente, convenció a todos los presentes sobre la culpabilidad del reo.

¡Tiene razón el fiscal! – exclamó el improvisado juez.

Señoría, aún debe oír al abogado – le recordó el secretario del juzgado.

Tomó entonces la palabra el abogado, que, en brillantísima exposición, también convenció a los presentes sobre la inocencia de su defendido.

También tiene razón el abogado – dijo el juez.

¡Pero señoría! – volvió a intervenir el secretario – ¡No es posible que tengan razón los dos!

¡El secretario tiene razón también! – Dicho lo cual, el juez dio por terminado el juicio.

Ayúdanos a continuar sembrando La Palbara de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar los fondos para continuar con La Gran Comisión


Deja el primer comentario

Otros artículos de Nuestro Blog

Que pueden ser de interés para ti de acuerdo a tus lecturas previas.