Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Qué somos, Mar de Galilea o Mar Muerto

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

En la tierra de Israel hay dos lagos, llamados mar de Galilea y mar Muerto; y un río famoso, el Jordán. Ambos lagos deben su origen al río, pero el de Galilea tiene una cualidad notable, y es que cada gota de agua que recibe es la misma que deja salir para fertilizar otros campos. Sabe que debe su vida al río y que sin él pronto desaparecería, pero también sabe que su máxima gloria está en dejar pasar el agua para que otros se beneficien.

Por el contrario, el mar Muerto, absorbe todo el agua que le llega y no deja salir ni una sola gota. Allí no hay vida, está tan muerto como indica su nombre.
¿Qué nos dice esto sobre la vida cristiana? Cristo dijo: «El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.» Cristo es en nosotros como el río Jordán, una corriente de agua vivificante que nos renueva constantemente. Pero al igual que el lago de Galilea, debemos compartir sus beneficios después de habernos saciado.

Nuestro Dios nos concede un río de bendiciones para que tengamos vida abundante. Nos dio a su hijo, nos da su Espíritu, nos hace el regalo de su Palabra y de su iglesia. Pero también nos pone la condición de compartirlo, de lo contrario, nos podemos transformar en el mar Muerto, que sabe recibir pero nunca ha experimentado el gozo de compartir.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Lucas 20: Con qué autoridad

Un día, cuando Jesús estaba enseñando al pueblo y proclamando la Buena Nueva en el templo, sucedió que llegaron los principales sacerdotes y los escribas con los

Artículo Completo

Salmo 133: Armonía fraternal

Salmo 133:1 ¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía! David declaró que la armonía es deliciosa y buena. Es lamentable, pero

Artículo Completo

El vigilante

Antonio, era un ser extraño, a media noche regresaba del río. Esa era su rutina, porque de noche en el río había absoluta calma y quietud. Solía

Artículo Completo