Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Qué es el amor

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

En una de las salas de un colegio había varios niños. Uno de ellos preguntó:

— Maestra… ¿qué es el amor?

La maestra sintió que la criatura merecía una respuesta que estuviese a la altura de la pregunta inteligente que había formulado. Como ya estaban en hora de recreo, pidió a sus alumnos que dieran una vuelta por el patio de la escuela y trajesen lo que más despertase en ellos el sentimiento del amor.

Los chicos salieron apresurados y, cuando volvieron, la maestra les dijo:

— Quiero que cada uno muestre lo que trajo consigo.

El primer alumno respondió:

— Yo traje esta flor: ¿no es linda?

Cuando llegó su turno, el segundo alumno dijo:

— Yo traje esta mariposa. Vea el colorido de sus alas; la voy a colocar en mi colección.

El tercer alumno completó:

— Yo traje este pichón de pajarito que se cayó del nido hermano: ¿no es gracioso?

Y así los chicos, uno a uno, fueron colocando lo que habían recogido en el patio.

Terminada la exposición, la maestra notó que una de las niñas no había traído nada y que había permanecido quieta durante todo el tiempo. Se sentía avergonzada porque no había traído nada.

La maestra se dirigió a ella y le preguntó:

— Muy bien: ¿y tu? ¿no has encontrado nada?

La criatura, tímidamente, respondió:

— Disculpe, maestra. Vi la flor y sentí su perfume; pensé en arrancarla pero preferí dejarla para que exhalase su aroma por más tiempo. Vi también la mariposa, suave, colorida, pero parecía tan feliz que no tuve el coraje de aprisionarla. Vi también el pichoncito caído entre las hojas, pero… al subir al árbol, noté la mirada triste de su madre y preferí devolverlo al nido. Por lo tanto, maestra, traigo conmigo el perfume de la flor, la sensación de libertad de la mariposa y la gratitud que observé en los ojos de la madre del pajarito.

¿Cómo puedo mostrar lo que traje?

La maestra agradeció a la alumna y le dio la nota máxima, considerando que había sido la única que logró percibir que sólo podemos traer el amor en el corazón.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Comodidad

Un día, un hombre sabio y piadoso clamó al cielo por una respuesta. El hombre encabezaba un grupo de misioneros que oraban por la paz del mundo,

Artículo Completo

Dios es azúcar

Un día la profesora preguntó a los niños cuál de ellos podría explicar quién era Dios. Uno de los niños levantó la mano y dijo: -Dios es

Artículo Completo