Qué bueno

Pastor Lionel

Ayúdanos a continuar esta Obra

Cuentan que un rey tenía un consejero que ante circunstancias adversas siempre decía: “Que bueno, que bueno, que bueno”. Pasó que un día andando de cacería, el rey se cortó un dedo del pie y el consejero exclamó: “Que bueno, que bueno, que bueno” El rey cansado de esta actitud, lo despidió y el consejero respondió: “Que bueno, que bueno, que bueno”.

Tiempo después, el rey fue capturado por otra tribu para sacrificarlo ante su dios. Cuando lo preparaban para el ritual, vieron que le faltaba un dedo del pie y decidieron que no era digno para su divinidad al estar incompleto, dejándolo en libertad.

El rey ahora entendía las palabras de su consejero y pensó: “Que bueno que haya perdido el dedo gordo del pie, de lo contrario ya estaría muerto”.

Mandó llamar a palacio al consejero y le agradeció. Pero antes le preguntó por que dijo “Que bueno” cuando fue despedido. El consejero respondió: “Si no me hubiese despedido, habría estado contigo y como a ti te habrían rechazado, a mí me hubieran sacrificado”.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Pequeñeces

Una señora de edad había esperado toda la vida la oportunidad de viajar en un tren. Quería contemplar , devorar cada paisaje con los ojos

Artículo Completo

La defensa de la fe

Mi propósito no es lisonjearos […] sino requerir que juzguéis a los cristianos según el justo proceso de investigación. Justino Mártir Justo González– Durante todo

Artículo Completo