Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Qué bueno

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Cuentan que un rey tenía un consejero que ante circunstancias adversas siempre decía: «Qué bueno, qué bueno, qué bueno».

Pasó que un día andando de cacería, el rey se cortó un dedo del pie y el consejero exclamó: «Qué bueno, qué bueno, qué bueno» El rey cansado de esta actitud, lo despidió y el consejero respondió: «Qué bueno, qué bueno, qué bueno».

Tiempo después, el rey fue capturado por otra tribu para sacrificarlo ante su dios. Cuando lo preparaban para el ritual, vieron que le faltaba un dedo del pie y decidieron que no era digno para su divinidad al estar incompleto, dejándolo en libertad.

El rey ahora entendía las palabras de su consejero y pensó: «Qué bueno, qué bueno, qué bueno que haya perdido el dedo gordo del pie, de lo contrario ya estaría muerto».

Mandó llamar a palacio al consejero y le agradeció. Pero antes le preguntó por que dijo «Qué bueno, qué bueno, qué bueno» cuando fue despedido. El consejero respondió: «Si no me hubiese despedido, habría estado contigo y como a ti te habrían rechazado, a mí me hubieran sacrificado».

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Un mal razonamiento

Al final de un paseo Manuel y Luis, dos amigos cristianos, llegaron a una colina que se imponía sobre un próspero y largo valle. Asombrados

Artículo Completo

Salmo 79

Salmo 79:1  Salmo de Asaf. Oh Dios, las naciones han invadido tu heredad; han profanado tu santo templo; han dejado a Jerusalén en ruinas. Vinieron

Artículo Completo

Dale vida a tus sueños

¿Cuántas veces te has dicho que no puedes? ¿Cuántas veces has dejado de lado tus más preciados sueños buscando refugio en frágiles excusas? Te mereces

Artículo Completo