Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Publicidad de Apple

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Esta es una publicidad de Apple que me impactó desde el primer momento en el que la leí. Seguro que te va a gustar también.

Para los locos. Esto es para los locos. Los inconformes. Los rebeldes. Los polémicos. Los que van contra de la corriente. Para los que ven las cosas de una manera diferente. Los que no siguen las reglas, ni respetan lo establecido. Puedes alabarlos, estar en desacuerdo con ellos, citarlos, glorificarlos o condenarlos. Pero lo único que no puedes hacer es ignorarlos.

Porque ellos son los que cambian las cosas. Ellos inventan. Imaginan. Curan. Exploran. Crean. Inspiran. Ellos impulsan a la humanidad hacia adelante.

A lo mejor ellos tienen que estar locos. Si no, cómo se podría observar un lienzo vacío y ver una obra de arte. O sentarse en silencio y escuchar una canción que aún no se escribió. O contemplar un planeta rojo y ver un laboratorio sobre ruedas.

Nosotros hacemos herramientas para esta clase de personas. Y mientras que algunos los ven como locos, nosotros los vemos como genios. Porque los que están tan locos como para creer que pueden cambiar el mundo, son quienes lo hacen.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Insectos inútiles

En un país muy lejano vivía un príncipe que se quejaba continuamente de que Dios hubiese creado insectos tan inútiles y tan molestos como las arañas y

Artículo Completo

Humilde

En un almuerzo presidido por Mark Young, gobernador de Hong Kong, una dama de las más distinguidas se sintió menospreciada al descubrir que estaba sentada al extremo

Artículo Completo

Libre

Hubo un tiempo en mi vida en que si me preguntabas: «¿Qué fue lo último que hiciste mal?», podía haberte detallado el preciso instante en que lo

Artículo Completo

Carta a un hijo

Querido hijo; el día que este viejo ya no sea el mismo, ten paciencia y compréndeme. Cuando derrame comida sobre mi camisa y olvide cómo atarme los

Artículo Completo