Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Providencia Divina

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Se hallaba un pastor sentado en su escritorio junto a la ventana, preparando un sermón sobre la Providencia Divina. De pronto oyó algo como una explosión, y a continuación vio cómo la gente corría enloquecida de un lado para otro, y supo que había reventado una presa, que el río se había desbordado y que la gente estaba siendo evacuada.

El pastor comprobó que el agua había alcanzado ya la calle en la que él vivía y tuvo cierta dificultad en no dejarse dominar por el pánico. Pero consiguió decirse a sí mismo: «Aquí estoy yo, preparando un sermón sobre la Providencia Divina y se me ofrece la oportunidad de practicar lo que predico. No debo huir como los demás, sino quedarme aquí y confiar en que la Providencia de Dios me ha de salvar.»

Cuando el agua llegaba ya a la altura de su ventana, pasó por allí una lancha llena de gente: «Suba Padre», le gritaron. «No, hijos míos», respondió el sacerdote lleno de confianza, «yo confío en que me salve la Providencia de Dios.»

El sacerdote subió al tejado y, cuando el agua llegó hasta allí, pasó otra lancha que volvió a insistirle en que subiera, pero él volvió a negarse. Entonces se subió a lo alto del campanario, y cuando el agua le llegaba ya a las rodillas, llegó un helicóptero y ofreció llevarlo. «Muchas gracias», contestó el sacerdote sonriendo tranquilamente, «pero yo confío en que Dios en su infinita Providencia me salvará.»

Cuando el sacerdote se ahogó y fue al cielo, lo primero que hizo fue reclamarle a Dios: «Yo confiaba en ti. ¿Por qué no hiciste nada para salvarme?».

«Bueno», le contestó Dios, «la verdad es que te mandé dos lanchas y un helicóptero. ¿no lo recuerdas, o es que querías que fuera Yo mismo en persona a buscarte?».

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Una taza de café

Una mañana una mujer bien vestida se paró frente a un hombre desamparado, quien lentamente levantó la vista.. y miró claramente a la mujer que parecía acostumbrada

Artículo Completo

Un dólar

Un joven predicador fue invitado a último momento para que predicase un sermón en la iglesia de su ciudad. Siguiendo un impulso, usó como tema uno de

Artículo Completo

Dios viene a cenar

Había una vez una mujer, que vivía haciendo cosas para la Iglesia del barrio. Si no estaba limpiando los jarrones de la capilla, estaba haciendo empanadas para

Artículo Completo