Al hacer tu Donativo recibirás vía Email el libro Vida de Jesús un Evangelio Armonizado. El más completo estudio de Los Evangelios en formato PDF. 1,662 páginas del texto Bíblico Comentado. Una vez hagas tu Donativo envíanos una nota por medio de nuestra Cadena de Oración con el Email al cual quieres recibir el libro.

lectura de hoy
julio 13, 2020 9:55 AM

Proverbios 7: Artimañas de la ramera

El versículo 3 repite la idea de mantener siempre presentes las enseñanzas del sabio. En 1:9 se habla de la diadema y collares, cabeza y cuello, mientras 3:9 habla de tablas del corazón (reiterado por segunda vez en 7:3), y 6:21 habla del corazón y cuello. El versículo 3 de esta sección se hace eco de Deuteronomio 6:6, ilustrando con los dedos y el corazón. Los dedos sirven para mostrar la presencia de la sabiduría en vez de un gesto feo y perverso. Además, el corazón lo tiene presente como si fuese una tabla de sabiduría que da vida en vez de tener presente los pensamientos inicuos que se maquinan.

El versículo 4 reitera el concepto de un compromiso estrecho con la sabiduría o inteligencia. «Decir a» y «llamar» significan «aceptar a» como si fuese hermana y pariente. Además de los afectos apropiados, había responsabilidades asociadas con la hermana y con el «pariente», de la palabra hebrea moda’ H4129. El libro de Rut muestra la responsabilidad de redimir el terreno familiar del marido fallecido de Rut, el go’el. Por lo tanto el go’el podía pedir representar al familiar ante la corte, o «comprar» la redención del familiar de la servidumbre o la esclavitud o tener la responsabilidad de los hijos de los familiares en el caso de fallecer. Así, al decir a las enseñanzas hermana y pariente, se acentúa una relación de amor fraternal y de responsabilidad mutua. Las relaciones familiares cumplían las responsabilidades del estado moderno en el sentido de los programas sociales y la ayuda económica. Finalmente, el versículo 5 vuelve a repetir la palabra «preservarguardar» de los versículos 1 y 2, mostrando cómo las enseñanzas protegen a uno de la mujer adúltera y toda la dulzura de sus palabras.

Andando en la calle

Ahora el tema central de la adúltera se detalla en tres escenas. La primera muestra al joven ingenuo andando hacia la casa de la adúltera. La segunda escena subraya la búsqueda que ella hace de él y la invitación que le extiende. Finalmente, una tercera escena se acentúa cuando él cae en la trampa de ella. Así se llegan a algunas conclusiones expresadas en los versículos 24-27, como una reflexión seria después del hecho del adulterio para volver a insistir en el daño irreparable que hace el adulterio. Esta sección, por lo tanto, va a concluir la cuarta agrupación de pasajes sobre «el adulterio» mirándolo desde el punto de vista del joven involucrándose en la vida de la casada adúltera.

La primera escena se desarrolla desde la perspectiva de alguien mirando… por la ventana. ¿Es un chismoso? ¿Es alguien mirando el pasar de la gente para distraerse? Los versículos 1 y 2 se encuentran en primera persona, yo y mi, mientras los versículos 3-23 están contados en la tercera persona, él y ella, como la forma de una historia y en este caso una narración. La primera persona vuelve en el versículo 24, cuando el sabio instruye a los jóvenes: Ahora pues, hijos, oídme. El problema llega a presentarse cuando la historia, desde el versículo 13, se presenta en la tercera persona. Además la palabra he aquí, que apunta a lo inesperado o algún estado de alerta, hablaría en contra de la teoría que la perspectiva total del pasaje es desde el punto de vista de la adúltera. ¿No va ella a decir que el joven tiene culpa y que ella es inocente o por lo menos no es la persona más culpable?

La persona que narra la historia mira desde su casa particular por la celosía de la ventana, el enrejado de listoncillos de madera para que las personas puedan ver hacia afuera sin ser vistas. El narrador describe una agrupación de jóvenes ingenuos, es decir los adolescentes o jóvenes sin un criterio formado, «abiertos» a todo engaño. Se refuerza este concepto con la frase falto de entendimiento.

El versículo 8 describe el movimiento de uno de los jóvenes en calles que tienen mucha actividad, subrayando la palabra shuq. En el texto, la palabra se ha traducido plaza y la palabra hebrea pinnah (esquina o «balcón o mirador»). Puede ser que el joven pasaba cerca del balcón de la casa de la mujer, y por ende la primera parte del versículo es sinónima con la segunda parte. El joven va hacia la casa de la adúltera.

El versículo 9 establece el tiempo de la búsqueda del joven. Ya era muy tarde. Al llegar la oscuridad, él se encontraba casi ahí. Es una escena demasiado común en los pueblos del mundo. En las tardes, ya terminado el día, los hombres buscan a las prostitutas. El joven va hacia la etapa de ser hombre, y uno falto de entendimiento. El joven ingenuo empieza a formar una mala costumbre que le va a costar cara. «Hombre prevenido vale por dos», como dice un refrán conocido.

Compártelo con tus redes

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Tu Opinión es muy importante para nosotros

Deja una respuesta

También Podría interesarte

Joyas del pensamiento

1. Los caminos del hombre llevan a un fin sin esperanza… los de Dios, a una esperanza sin fin. 2. El mucho arrodillarnos nos mantendrá

Leer Más >>

Todo es Posible

Roberta de apenas dieciséis años, fue abandonada por su esposo, obligándola a criar sola a sus dos hijos. Viví­a en México, en extrema pobreza, no

Leer Más >>

El Judaísmo de la dispersión

Justo González- Como hemos señalado anteriormente, durante los siglos que precedieron al advenimiento de Jesús hubo un número cada vez mayor de judíos que vivían fuera

Leer Más >>