Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Proverbios 6: Amonestación contra la pereza y la falsedad

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

El versículo 2 muestra cómo la boca del fiador le haya atrapado. Los verbos señalan la desgracia de los animales atrapados. Con sus propios labios el hombre se ha perjudicado. El dicho por Don Quijote es sabio: “En boca cerrada no entran moscas.” Parecido es el proverbio sumerio: “¡En boca abierta entrará la mosca!”. Además un dicho arameo afirma: “Más que toda vigilancia vigila tu boca… Pues una palabra es un pájaro: una vez puesta en libertad nadie puede recobrarla”. En el texto hebreo hay un juego de palabras repetidas, exagerando y subrayando la desgracia. Literalmente el versículo 2 se expresa así: “Si estás atrapado por las palabras de tu boca, agarrado por las palabras de tu boca…” El fiador se autoatrapa como los ladrones en su codicia, los que no escuchan la sabiduría y se autoatrapan en su opinión y conducta y el hombre malo, quien se autoatrapa en su propio pecado.

Refranes Estos versículos se dirigen a jóvenes ricos y acomodados que por falta de experiencia se prestan fácilmente a dar fianzas para otros. El extranjero o el vecino quieren aprovecharse de él; y lo podemos comparar con el pasaje en Eclesiastés 8:13–29. Hay un refrán que dice «quien fía o promete en deuda se mete» y otro que dice «quien dinero quiere cobrar muchas vueltas ha de dar».

Los versículos 3–5 exponen la manera de salir del compromiso imprudente. Se nota el vocativo repetido para la segunda vez en esta discusión hijo mío, llamando así de nuevo la atención del hijo y poniendo énfasis en la enseñanza que está por venir. Seguramente, todos los jóvenes van a tener que enfrentar una situación semejante en sus vidas. La descripción del versículo 3 es parecida a una esclavitud. El garante no está libre ya que tiene un compromiso económico. Y está en el poder de su prójimo; así se entiende la metáfora de estar en las manos de su prójimo.

Los tres verbos siguen en el texto en el versículo 3. Se unen a un verbo muy conocido como es el vocablo anda, de la palabra halak, “ir”, que aparece más que 1.500 veces en el AT, con dos verbos poco frecuentes. Las palabras hebreas son rapas, que significa “estampar” o “patear”, y rahab, que significa “atormentar” o “alarmar”. Parece ser que la primera palabra habla de humillarse con fuerza hacia abajo mientras la segunda palabra habla de molestarse cualquier sea la situación del prójimo. Por lo tanto, el texto que dice anda, humíllate, importuna a tu prójimo no capta toda la determinación y la energía que han de expresarse en el reencuentro con el prójimo. El prójimo va a ver que el aval está actuando en una forma nerviosa e insistente. Especialmente, la palabra importuna (rahab) tiene tal sentido de intranquilidad. Sin duda, el prójimo va a darse cuenta de una situación anormal y, por supuesto, va a sospechar que está involucrado el compromiso financiero. El elemento de molestar al prójimo y de implorarle se encuentra en estos dos versos: molestar, del verbo rahab e implorar, del verbo rapas.

El maestro muestra la importancia de librarse de la decisión económica imprudente cuando manda que no se duerma hasta que lo arregle. Vale la pena perder hasta el sueño, aunque esté con mucho sueño, para quitar la esclavitud de la fianza de encima. En otras ocasiones, el sueño se subraya cuando el hombre impío no duerme porque no se ha logrado algún mal y cuando el flojo ruega a los demás el tener un poco más de dormir. Por otra parte, se eleva el sueño del sabio que se acuesta sin temor y tiene un sueño dulce. Por fin, el versículo 5 vuelve a la imagen de la caza y pide que el joven escape como el venado, y como el ave. Estos luchan para su sobrevivencia, como el fiador lucha por su libertad y sobrevivencia económica. Una mala decisión, un sobrecompromiso puede empobrecer la familia durante años.

La aparición de varios vocablos semejantes en el pasaje le dan más cohesión: las palabras que hablan de la caza, el vocativo hijo mío y la expresión mano de para hablar del “poder sobre”. El texto hebreo no tiene las palabras del cazador en el versículo 5, pero parece ser el sentido más probable.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Decidir y ser constantes

En la pequeña escuelita rural había una vieja estufa de carbón muy anticuada. Un chiquito tenía asignada la tarea de llegar al colegio temprano todos

Artículo Completo