Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Proverbios 5: Amonestación contra la impureza

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

La descripción de la mujer adúltera es alarmante. Ella no lamenta la pérdida del honor; el texto guarda silencio. Es cruel. No tiene vergüenza en utilizar sus energías y sus bienes. Aunque parece que ella tiene más experiencia en la vida, nunca explica al joven las desventajas de una relación con ella.

Los versículos 11–14 revelan el lamento de un hombre que sufre por su pasado. Ya lo atractivo encontrado en el versículo 3 se ha convertido en una pesadilla, cumpliendo de hecho la profecía del versículo 4: Pero su fin es amargo como ajenjo… También se expresa en la palabra gemirás, que viene de la palabra hebrea que puede significar “gruñir” o “gemir-quejarse en voz alta”. Luego en el texto, hay dos interpretaciones para la palabra final. El texto ha dado la interpretación más probable, es decir el final de la vida, la última etapa. Sin embargo, hay una segunda interpretación, aunque poco probable, es decir el final de la relación. La descripción del cuerpo consumido entrega la imagen de un hombre enfermo y cansado, quizá amargado.

Los versículos 12 y 13 exponen dos juegos del paralelismo sinónimo. El desilusionado-engañado recuerda como él odiaba el musar, la información formación-reformación que fue una parte de la educación juvenil, traducida aquí como la disciplina. El sinónimo paralelo revela cómo la voluntad del hombre miraba en menos la reprensión, de la palabra hebrea tokajat, que aparece desde el llamado de la sabiduría para recibir su reprensión (1:23) hasta el versículo mucho más tarde que enseña que es mejor la reprensión manifiesta que el amor oculto. La palabra combina las dos ideas de “empujar a reformarse” y “ser reprendido”. En vista de los dos significados, no debe sorprendernos que se encuentran las dos palabras unidas en una cantidad de pasajes, empezando con 3:11, pero también en los siguientes versículos: 10:17; 12:1; 13:18; 15:5, 10, 32. Finalmente se subrayan las reprensiones que construyen la sabiduría en 6:23, revelando así una combinación distinta que las anteriores. Se puede imaginar al joven, ahora anciano y desilusionado, aburrido e indiferente a la instrucción por la sabiduría y a la reprensión.

El versículo 13 lamenta el hecho de no haber escuchado las palabras verdaderas y realistas de sus maestros. Ellos tenían razón. El es un testimonio al hecho de ser necio en referencia a la sabiduría. El deja al final el testimonio y el ruego, para que los otros jóvenes escuchen a sus maestros.

En el versículo 14, mal y sociedad son palabras clave. Un erudito considera las dos palabras como una señal que la sociedad está castigando al pecador (Schokel). Otro erudito sugiere una interpretación donde hay “una esclavitud del culpable” en que el hombre está sin bienes y en una situación de deshonra y desgracia (Serrano). Quizás el hombre enfrenta la pena de muerte. En este momento del texto, está con una carga de conciencia muy grande. Mirando atrás puede ver desde su presente soledad todo lo que ha perdido en la vida. Ya es demasiado tarde para cambiar el pasado y ya no tiene tiempo para construir un futuro distinto. Todo lo que tiene es el presente, pero sí puede dejar su testimonio como un faro para señalar los peligros en la vida. Lo que empezó como una bella ilusión termina en una pesadilla insoportable.

El auténtico placer sexual

Las metáforas abundan en esta hermosa sección. Sólo los pasajes de Cantares son superiores en la manera de exaltar el amor legítimo entre un marido y su mujer. Los versículos 15–18 acentúan la metáfora del agua. En el árido Medio Oriente es un símbolo de la vida, siendo importante para la sobrevivencia. Como elemento vital el agua es muy apropiada como metáfora. Además la cisterna y el pozo son símbolos de lo esencial, pero también los objetos de algunas discusiones fuertes y hasta confrontaciones bélicas. Como elemento vital y como elemento de una explosión violenta potencial es comparable con la naturaleza vital y explosiva de la sexualidad. Cantares apoya esta idea: Un jardín cerrado es mi hermana y novia, un jardín cerrado, un manantial sellado.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Un hombre triste

Había una vez un muchacho que vivía en una casa grande sobre una colina. Amaba a los perros y a los caballos, los autos deportivos

Artículo Completo

Las lámparas y la vela

Había una vez una lámpara líder que organizó una fiesta para todas las lámparas de la región. Fueron todas vestidas con sus respectivas pantallas retocadas

Artículo Completo