Proverbios 5: Amonestación contra la impureza

Publicaciones realizadas por ángeles que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar

Los versículos 5 y 6 hablan del fin de la mujer extraña. Su destino es el lugar de los muertos, Seol. ¡Qué gran cambio de estar entre las mujeres bellas de los vivos en el mundo, a estar entre los muertos del Seol! El versículo 6 es muy difícil, siendo un lenguaje hebreo corrupto que vacila entre la tercera persona “ella” y la segunda persona “tú”. Sin duda, algo de contraste se hace con la intención del 4:26, donde se recomiendan las sendas plenas y seguras. En el versículo 6 las sendas son inestables, y ella es ignorante del peligro. Hay otras lecturas del texto, pero son menos probables, y de todas maneras nos guían a la misma interpretación básica; la muerte prematura e inesperada.

El peligro y la vergüenza del encuentro sexual ilícito

Los versículos 7–23 se dan bajo el vocativo hijos. Aquí se analizan los versículos 7–14 que pueden dividirse en tres partes:

(1) la admonición inicial (versículos 7, 8),

(2) las cuatro pérdidas por haber caído en la relación pecaminosa (versículos 9, 10) y

(3) el testimonio del desilusionado al final de la vida (versículos 11–14).

Se hace un juego de los contrastes utilizando las palabras “apartarse” y “alejarse”. El joven no ha de apartarse de la sabiduría, pero sí ha de alejarse del camino de la mujer extraña y especialmente no encontrarse a su puerta. La descripción de la escena suena como la de la prostitución moderna.

Hay cuatro pérdidas que se subrayan en los versículos 9 y 10. Primeramente, se pierde la dignidad y el honor. Ya la autoestima se distorsiona. Hay vergüenza en la vida que puede manifestarse como un orgullo falso o como uno que trata de aislarse de la sociedad. De todos modos, es una pérdida de algo esencial en el desarrollo sano de la personalidad. Sin el honor, la vida se desvaloriza.

La segunda pérdida se trata de los años. Quizá se está haciendo referencia al tiempo dedicado a una relación inestable y sin futuro, quitando así la oportunidad para invertir en una relación más duradera y realizadora. A la vez, puede referirse a una muerte prematura producida por una relación que pide y pide pero devuelve poco, incitando de ese modo la muerte prematura. Quizá hay algo de verdad en las dos interpretaciones.

Una tercera pérdida gira alrededor de la palabra tus fuerzas. Parece ser que es un eufemismo para describir las energías sexuales en su sentido total. Tales energías, que son fuertes y productivas en la juventud, sirven para crear la segunda generación de personas y tienen un propósito divino legítimo. La madurez cristiana ha de utilizarlas para la gloria de Dios en cuanto a la formación de una relación permanente entre un hombre y una mujer. El sexo puede ser algo meramente biológico, o algo utilizado para lograr lo que uno desea, un instrumento del egoísmo o algo bendecido donde la intimidad física participa en la creación de la próxima generación y la construcción de una relación matrimonial dulce y fuerte.

Los frutos de tu trabajo forma la cuarta y última pérdida en esta lista.

Seguramente hay muchísimas más cosas que se pueden perder en una relación así, no mencionadas aquí; por ejemplo, el marido puede matar al adúltero. La sociedad judía tenía el derecho y la obligación a apedrear a ambos, el adúltero y la adúltera. Se da la impresión que el caído es una persona que se esfuerza porque tiene frutos de su trabajo. Obviamente, la mujer es astuta y está recibiendo los bienes de él. En vez de edificar una casa propia está perdiendo el valor de su trabajo, aumentando los bienes de un hogar no propio. Finalmente, las pérdidas son irrecuperables: la dignidad, los años, la energía sexual y los bienes.

Deja un Comentario. Tu opinión es valiosa para nosotros

Lionel Valentin Calderón

Periodista, Artista, Caricaturista y Escritor pepiniano nacido en Añasco, Puerto Rico. Ha publicado varios libros entre los que destacan Vida de Jesús un Evangelio Armonizado, Sancocho Cristiano Volúmenes I-IV, Bendiciones Cristianas Vols I-II y La Biblia comentada de Génesis a Apocalipsis.

Nuevo Testamento

Antiguo Testamento

Historias para Reflexionar

Corazón abierto

Mañana en la mañana abriré tu corazón, — le explicó el cirujano a un niño-.

Solicita Nuetro Boletín

Al enviar esta solicitud acepto los Términos y Condiciones de Bendiciones Cristianas