Proverbios 5: Amonestación contra la impureza

Vale la pena exponer algunos ejemplos de la preocupación sobre el tema de la sexualidad y el matrimonio que llaman la atención del estudioso de la Biblia. Un primer ejemplo se encuentra en el caso del matrimonio de Esaú con dos heteas. Se escribe un comentario breve sobre estos matrimonios cuando dice: Estas (Judit y Basemat, hijas de dos heteos prominentes) fueron amargura de espíritu para Isaac y Rebeca. A consecuencia de los malos matrimonios de Esaú, Rebeca convence a Isaac de mandar a Jacob a Padanaram para buscar una mujer de entre sus primas. También se pueden ver a través de las vidas de Raquel y Lea las desventajas inherentes en la poligamia.

La historia de Judá y Tamar, su nuera, es un segundo ejemplo de la complejidad de la sexualidad y el matrimonio en el antiguo Medio Oriente. Al llegar a ser viuda, la posición y el futuro de Tamar se ven oscuros. El hecho es que al terminar la historia el lector sabe que Tamar está dispuesta a hacer cualquier cosa para asegurar su futuro, incluyendo llevar la vestidura de una prostituta y que Judá no tiene ningún compromiso moral que le prohíba tener relaciones con una prostituta. La sexualidad fue el campo fértil para el engaño de Tamar y mostró la degradación y bajeza moral de Judá. De hecho, esta es una historia repetida muchas veces a través de los siglos. Por un lado están los varones indisciplinados y desordenados en el campo sexual. Por el otro lado, la utilización del sexo de parte de la mujer para lograr algún bien del varón. A veces, se intercambian los papeles o hay modificaciones de tales relaciones.

Un tercer ejemplo que muestra la in- fluencia de la sexualidad sobre el individuo, su familia y aquellas personas que están en su esfera de influencia, se encuentra en la historia de Sansón. Sansón era el hombre que Dios eligió para guiar a los hebreos en su liberación de los filisteos. Sin embargo, Israel nunca se libra de manos de los filisteos porque Sansón se muestra indisciplinado en el campo de la sexualidad. Cuando Sansón veía a una mujer, no había cómo razonar con él; Sansón la quería poseer: La filistea de Timnat, una prostituta en Gaza y una mujer de Sorec llamada Dalila. La última escena de la vida de Sansón es muy llamativa. Como prisionero de los filisteos en Gaza, él fue exhibido como entretenimiento a un gran banquete al dios Dagón. Dios le volvió su fuerza y él tumbó el gran templo, matando 3.000 filisteos prominentes junto con él. Sansón era un hombre de Dios con un llamado parcialmente realizado, frustrando de ese modo la plena voluntad divina. ¡Cuán importante es la vida sexual disciplinada!

Un cuarto ejemplo de la vida sexual indisciplinada se subraya en la persona del rey David. Con todo lo dado por Dios, incluyendo la fuerza, la belleza, el sentido común, la habilidad musical, el prestigio, los amigos, una buena esposa, el reino, la victoria, a David le faltaba la disciplina sexual, un ingrediente esencial de la vida exitosa. Como a Sansón, los ojos de David también le traicionaron cuando vio a Betsabé —mujer de Urías— bañándose en su azotea en el atardecer. Seguidamente, ella es tomada por él y llega a estar embarazada. Para cubrir el incidente, el marido es sacrificado en las primeras líneas de la batalla con los de Rabá. El desorden sexual después se muestra en su hijo Amnón, quien obliga a su media hermana Tamar a tener relaciones sexuales, así incitando la furia de su medio hermano Absalón, hermano por padre y madre de Tamar. La desgracia de Amnón nos entrega un quinto ejemplo de la destrucción del futuro por medio de la indisciplina sexual. Amnón era el primogénito de David y el heredero al trono, pero pierde todo, hasta su propia vida. Con todos los antecedentes familiares, es difícil entender cómo Salomón, con toda su sabiduría, podría caer en la trampa de la indisciplina de la mujer y el campo sexual. A través de las mujeres, Salomón cometió el pecado de la idolatría, alejando su corazón de Dios. Se puede ver que el campo sexual influye todo el ambiente de la vida, no se puede aislar del resto de la misma.

Aunque hay seis ejemplos ya dados sobre la influencia negativa de la sexualidad malamente realizada, no se puede ignorar un gran ejemplo moral que se encuentra en el AT. José-ben-Jacob fue vendido como esclavo a una caravana de ismaelitas quienes le vendieron en Egipto, produciendo su presencia en la casa del capitán Potifar. José fue un siervo hábil y fiel y llegó a ser el administrador máximo sobre todos los bienes de Potifarx. En medio del éxito, la mujer de Potifar intenta seducirlo en una relación sexual, molestándole día tras día. José, a pesar de todo, se mantiene comprometido con la voluntad de Dios. En este instante, se ve la grandeza moral de José y hasta el lector de la historia cambia su parecer acerca de José. José es un ejemplo moral digno de imitar tanto para los jóvenes de ayer, del tiempo cuando se escribió el libro de Proverbios, como para los jóvenes de hoy en día.

Compártelo con tus redes

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Tu Opinión es muy importante para nosotros

Deja un comentario

También Podría interesarte

Carta de la vida

Hola. Me conoces. Me llamo Vida, sí, soy tu Vida. Soy muy hermosa. ¿Lo sabías? Observa la naturaleza. Tiene un encanto especial para cada momento.

Leer Más >>

Las dos semillas

Dos semillas estaban juntas lado a lado en la fértil tierra de la primavera. La primera semilla dijo: — ¡Quiero crecer! Quiero impulsar a mis

Leer Más >>

Un lugar mágico

Existe un lugar donde todo es posible, está oculto por los senderos de la mente. Cuando fuimos niños, ese sendero era un camino ancho y

Leer Más >>