Proverbios 5: Amonestación contra la impureza

Proverbios 5:12 y digas: “¡Cómo pude aborrecer el consejo? ¿Cómo pudo mi corazón menospreciar la reprensión?

Proverbios 5:13 ¡No escuché la voz de los que me instruían, ni a los que me enseñaban incliné mi oído!

Proverbios 5:14 Casi en el colmo del mal he estado, en medio de la sociedad y de la congregación”.

Proverbios 5:15 »Bebe el agua de tu propia cisterna, los raudales de tu propio pozo.[l]

«Bebe el agua de tu misma cisterna» es una ilustración de la fidelidad en el matrimonio. Significa disfrutar el cónyuge que Dios le ha dado. En tierras desérticas, el agua es valiosa, y un pozo es la posesión más importante de una familia. En la época del Antiguo Testamento se consideraba un crimen robar agua de un pozo ajeno, así como era un crimen tener relaciones sexuales con la mujer de otro hombre. En ambos casos el ofensor ponía en peligro la salud y seguridad de una familia.

En contraste con la mayor parte de lo que leemos, vemos y oímos hoy, este pasaje exhorta a las parejas a buscar en su cónyuge satisfacción y compañerismo para toda la vida. Muchas tentaciones se presentan a los cónyuges para que abandonen al otro por la excitación y los placeres que se encuentran en cualquier otra parte cuando el matrimonio se vuelve monótono. Sin embargo, Dios ordenó el matrimonio y lo santificó, y solo dentro de esta relación de compromiso se puede encontrar la satisfacción y el amor verdaderos. No permita que lo mejor que Dios tiene para usted se desperdicie en la ilusión de pastos más verdes de otro lugar. Por el contrario, regocíjese con su cónyuge y entréguense a Dios y el uno al otro.

Primero a través de metáforas ( agua , fuentes , manantial ) , después de forma directa, se llama a la fidelidad matrimonial.

Proverbios 5:16 ¿Acaso han de derramarse tus fuentes por las calles y tus corrientes de aguas por las plazas?

Proverbios 5:17 Sean ellas para ti solo, no para los extraños que estén contigo.

Proverbios 5:18 ¡Sea bendito tu manantial[m] y alégrate con la mujer de tu juventud,[n]

No era la intención de Dios de que la fidelidad en el matrimonio fuera aburrida, sin vida, sin placer y monótona. Las relaciones sexuales son regalo que Dios da a la gente casada para su goce mutuo. La verdadera felicidad surge cuando decidimos buscar el placer en la relación que Dios nos ha dado o nos dará, y comprometernos para hacerlo agradable para nuestro cónyuge. El verdadero peligro es dudar de que Dios nos conoce y se preocupa por nosotros. Entonces puede ser que nos resintamos por su tiempo y busquemos placer sexual imprudentemente, sin su bendición.

Proverbios 5:19 cierva amada, graciosa gacela! Que sus caricias te satisfagan en todo tiempo y recréate siempre en su amor.[ñ]

Véase Cantar de los cantares 4 donde encontrará paralelos con esta expresión franca del gozo del placer sexual en el matrimonio.

Proverbios 5:20 ¿Por qué, hijo mío, has de andar ciego con la mujer ajena y abrazar el seno de la extraña?[o]

Proverbios 5:21 Los caminos del hombre están ante los ojos de Jehová, y él considera todas sus veredas.[p]

Sin poder esconderse de Dios, al impío le espera un triste fin.

Compártelo con tus redes

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Tu Opinión es muy importante para nosotros

Deja un comentario

También Podría interesarte