Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Proverbios 31: Palabras del rey Lemuel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Proverbios 31:1  Palabras del rey Lemuel, oráculo que le enseñó su madre.

Nota sobre el autor : Como en el caso de Agur, no conocemos la identidad del rey Lemuel . No aparece entre los reyes de Judá o Israel. El lugar que ocupa en este libro se lo ha ganado, no por su dignidad real; rey o no (había muchos en los territorios vecinos a Israel), sus comentarios demuestran que poseía gran sabiduría, aunque quizás fuese sólo un personaje secundario teniendo en cuenta que decía lo que le enseñó su madre.

No se sabe nada acerca de Lemuel excepto que fue un rey que recibió enseñanzas sabias de su madre. Su nombre significa «dedicado a Dios». Algunos creen que tanto Lemuel como Agur eran del reino de Masa, en Arabia del norte.

Proverbios 31:2  ¿Qué, hijo mío? ¿Qué, hijo de mis entrañas? ¿Qué, hijo de mis votos?

La triple advertencia contra entregarse a las mujeres, la bebida y en favor de la justicia, están dirigidas a un gobernante, no sólo a la población en general (véase versículo 4). Por ejemplo, Lemuel ha sido exhortado, no meramente a abstenerse de oprimir al pobre, al necesitado y al condenado, sino a hablar en su favor.
La idea es que alguien con autoridad debe ser medido de acuerdo con normas más estrictas que el promedio de la gente; un principio que Salomón violó abiertamente coleccionando caballos, mujeres y objetos de oro. Conocieran Lemuel y su madre al Dios de Israel o no, concordaban con él en lo que respecta a la necesidad de mostrar moderación. Salomón citó a su padre; Lemuel a su madre. La sabiduría no depende del sexo.

Proverbios 31:3  No des tu vigor a las mujeres, ni tus caminos a lo que destruye a los reyes.

Proverbios 31:4  No es para los reyes, oh Lemuel, no es para los reyes beber vino, ni para los gobernantes desear bebida fuerte;

La embriaguez puede ser comprensible entre moribundos y con gran dolor, pero es inexcusable para los líderes nacionales. El alcohol nubla la mente y puede llevar a la injusticia y a malas decisiones. Los líderes tienen cosas mejores que hacer que anestesiarse con alcohol.

Proverbios 31:5  no sea que beban y olviden lo que se ha decretado, y perviertan los derechos de todos los afligidos.

Proverbios 31:6  Dad bebida fuerte al que está pereciendo, y vino a los amargados de alma.

Proverbios 31:7  Que beba y se olvide de su pobreza, y no recuerde más su aflicción.

Proverbios 31:8  Abre tu boca por los mudos, por los derechos de todos los desdichados.

Proverbios 31:9  Abre tu boca, juzga con justicia, y defiende los derechos del afligido y del necesitado.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Los tres arbolitos

Érase una vez en la cumbre de una montaña,  tres pequeños árboles juntos y soñando sobre lo que querían llegar a ser cuando fueran grandes. El primer

Artículo Completo

El botecito

Un niño construyó un botecito con mucho cuidado. Al llevarlo a un río para probarlo, se lo llevó la corriente. El niño triste se fue a su

Artículo Completo