Proverbios 3: Cómo vivir bien

La lista de bienes inferiores a la sabiduría es impresionante. Son cuatro categorías de bienes. En primer lugar está la plata, que se ocupa para el comercio internacional. En algunos momentos de la historia la plata tenía un valor tan alto como el oro. Más tarde en la historia, se iba a descubrir bastante plata y el oro iba a tener más valor.

El segundo bien que se menciona es el oro. Hay unas 13 palabras en el AT para el oro. La palabra que se encuentra en el versículo 14 representa el mejor oro que había en el mundo antiguo. A pesar de su altísimo valor, la sabiduría es superior. Uno de los regalos traídos al niño Jesús fue el oro fino.

Un tercer bien viene de la palabra hebrea que puede significar “perlas” o “corales”. La palabra se repite en 8:11, 20:15 y 31:1. El coral venía de un crustáceo del mar y fue explotado para las joyas. Las perlas también venían del mar, de la ostra, y también se utilizaban en las joyas.

El cuarto bien es más ambiguo, la frase hebrea es kal hapatseyk, y no es muy clara. Se involucra algo como “todo deseado” y deja un cheque en blanco para el joven oyente. La sabiduría es aun superior, más valiosa y no puede compararse con aun lo más deseable de los bienes, aunque sea un cheque en blanco del hombre más rico del mundo.

El versículo 16 tiene un paralelismo invertido: a. Abundancia de días, b. en su mano derecha, b.1 en su izquierda, y a.1 riquezas y honra. Abundancia de días se ha repetido del versículo 2. La escena que se pinta es muy llamativa. Ambas manos se hallan llenas de regalos. En la mano derecha se encuentra una vida larga y en la mano izquierda están la riqueza y el prestigio. Nos hace recordar el diálogo entre Salomón y. La escena es así:

Dios: Pide lo que quieras que yo te dé (versículo 5).

Salomón: … Da, pues, a tu siervo un corazón que sepa escuchar, para juzgar a tu pueblo, y para discernir entre lo bueno y lo malo… (versículo 9).

Dios: … He aquí que yo te daré un corazón sabio y entendido… Y también te daré las cosas que no has pedido: riquezas y gloria… Y si andas en mis caminos… yo prolongaré tus días (versículos 12–14).

La sabiduría está llena de beneficios, reflejando así la misma naturaleza de Dios. En la eternidad divina, Dios da lugar a sus hijos en los lugares celestiales, para mostrar en las edades venideras las superabundantes riquezas de su gracia, por su bondad hacia nosotros en Cristo Jesús.

El versículo 17 vuelve al tema de los caminos-sendas. Aquellos de sabiduría son placenteros y tienen una calidad de shalom. Suena como el jardín de Edén donde existía la armonía y las buenas relaciones previo al pecado de Adán y Eva.

El pensamiento del versículo 17 sigue en el versículo 18. Ahora la imagen es del árbol de vida que figura en varios proverbios. Se acaba la escena con una invitación a tomar del árbol de vida que es la sabiduría. Ha de tomar el fruto de la sabiduría del árbol. Otra vez la palabra bienaventurado se extiende a los que guardan la sabiduría (versículo 13).

Verdades prácticas Tesoros que todos podemos alcanzar:

1. Los tesoros de la sabiduría y la inteligencia, versículo 13.

2. El tesoro de largura de vida, versículos 16, 17.

3. El tesoro de la provisión sobrenatural de nuestras necesidades, versículos 19, 20.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario