Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Proverbios 3: Cómo vivir bien

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

La frase apártate del mal puede traducirse «y te apartará de mal». En la primera traducción el joven ha de temer a Jehová por un lado y apartarse del mal por otro lado. En la segunda traducción, al temer a Jehová el mal se va a apartar del joven. De todos modos, el mal no tiene lugar en la vida del joven sabio.

En el versículo 8, la palabra carne viene de la Septuaginta y la Peshita. El texto hebreo que es difícil tiene la palabra «cordón umbilical» en vez de carne. Al mismo tiempo la palabra medicina puede reemplazarse con la palabra «sanidad». Por lo tanto, la palabra porque se agrega para completar la idea, aunque implícitamente está en el texto hebreo. Entonces, el versículo puede leerse de la siguiente manera: Sanidad será a tu cordón umbilical y refrigerio (bebida refrescante) a tus huesos. Frente a tal traducción, es posible que nos enfrentamos a un modismo antiguo que ocupa las partes del cuerpo para hablar sobre el espíritu humano. En tal caso, se sana el cordón umbilical algunos días después del nacimiento. Puede que se hace referencia al hecho de que la madurez interior se logra de a poco cuando se cumple lo dicho en los versículos 5–7. Por otro lado, las enseñanzas, cuando son guardadas, mantienen la salud espiritual animada y equilibrada. Otra interpretación del versículo 8 habla del poder de las enseñanzas para sanar las heridas en el espíritu y reanimar al espíritu humano. Ambas interpretaciones tienen apoyo en los diversos textos. Una interpretación poco probable habla de las dos líneas del versículo 8 como la sanidad física y espiritual: la carne como un símbolo de la sanidad física y los huesos como un símbolo de la sanidad espiritual.

El contenido de los versículos 9 y 10 trata con un tema totalmente nuevo, ya que se encuentra un diálogo sobre las posesiones. Se une a los pasajes anteriores con la mención de Jehová: Confía en Jehová (versículo 5), teme a Jehová (versículo 7) y ahora, honra a Jehová (versículo 9). El verbo honra sobresale porque recibe el énfasis del orden en la oración, siendo la primera palabra en el texto hebreo, y porque se encuentra en el modo verbal de piel, es decir el verbo está intensificado. Se puede leer el versículo: «Honra profundamente a Jehová con tus riquezas…»

El versículo 9 entrega el desafío-mandato al joven y el versículo 10 propone la promesa divina cuando se logra. La presencia de la palabra riquezas no debe entenderse como un dicho sólo para los ricos, pues este proverbio está dirigido a todos los jóvenes. Sin duda muchos de los jóvenes varones, recibiendo las enseñanzas del maestro del tiempo de Salomón y del tiempo de Ezequías, eran jóvenes que iban a tener la responsabilidad de manejar los bienes, o de su familia o del estado. La palabra primicias puede significar «los primeros frutos» o «los mejores frutos». Las riquezas representa lo acumulado durante años y las primicias de todos tus frutos representa el esfuerzo del trabajo.

En el texto no se dice cómo honrar a Jehová con las riquezas y las primicias. Quizá el maestro sabe que el sacerdote ya ha enseñado el porqué y el cómo de la ofrenda a Dios

Al cumplirse el versículo 9, el joven podría esperar las bendiciones de Dios en una forma muy concreta. La escena de graneros llenos y lagares rebosando pinta una imagen deseada por cualquier hebreo del tiempo de Salomón. Los graneros se llenaban de trigo y de cebada. Los lagares se llenaban del vino nuevo, recién hecho de las uvas buenas. Todavía hoy en día tantos factores de la cosecha dependen de la naturaleza y, por ende, de Dios.

Verdades prácticas Algunos atributos divinos que nos favorecen en todo momento son:

1. El temor a Jehová, versículo 7.

(1) Nos lleva a la humildad.

(2) Nos da medicina para el alma.

(3) Nos brinda descanso en el camino.

2. El honor a Jehová, versículo 9.

(1) Se manifiesta por nuestra generosidad.

(2) Se recompensa en forma material y espiritual.

3. La disciplina de Jehová, versículo 11.

(1) Tiene el fin de beneficiarnos.

(2) Da garantías del amor divino.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El abrazo

Se ha comprobado que todos necesitamos contacto físico para sentirnos bien, y una de las formas más importantes de contacto físico es el abrazo. Cuando

Artículo Completo