Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Proverbios 3: Cómo vivir bien

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

El capítulo 3 puede dividirse utilizando la frase hijo mío, a quien se dirigen los proverbios. Hay tres veces que aparece hijo mío. Una segunda manera de dividir el capítulo utilizará una estructura basada en los mandatos negativos, pero no es muy práctica ni factible. Se puede dividir 3:1–12 por los mandatos negativos (versículos 1, 3, 7 y 11). Mejor sería la frase hijo mío, aunque haya que subdividir las secciones porque incluyen mucho material.

Además de la audiencia impactada por los proverbios, esta sección se une al capítulo anterior por la palabra “olvidar”. Por lo tanto, la sección toca el tema de la obediencia a la voluntad de Dios: sus mandamientos, su disciplina y su sabiduría.

La estructura de los versículos 1–4 forma un paralelismo entre versículos 1, 2 y 3, 4. La fórmula es la siguiente:

Aún el contenido de los dos juegos forman un paralelo: los verbos y las promesas encontradas en los versículos 2 y 4.

En el hebreo, se enfatiza la palabra mi-instrucción, el objeto directo, poniéndolo al comienzo de la oración (versículo 1). La instrucción traduce la palabra hebrea torah, que puede significar «la ley». Mis mandamientos está en una posición paralela con la instrucción. La promesa dada hace referencia a una vida prolongada (abundancia de días, versículo 16, y años de vida) y a una vida mejor (bienestar o shalom). Así el maestro identifica cómo tener una vida larga y abundante, mejor en cantidad y en calidad.

El versículo 3 repite la fórmula del versículo 1 dando énfasis a los sustantivos, en este caso las palabras misericordia y verdad. Las dos palabras se encuentran en otros pasajes del AT, mostrando el carácter de Dios y la actitud que se esperaba de los que son hijos de Dios. Así como el versículo 1 habla de los mandamientos de Dios, el versículo 3 habla del carácter de Dios y cómo estos atributos deben formar una parte de nuestro ser. Las dos palabras hablan de las características tiernas y puras de Dios. Misericordia, que traduce jesed, significa «la bondad, la benevolencia y el compromiso de amor». La palabra verdad no traduce el significado amplio de ’amet, su significado puede ser «fidelidad, autenticidad y lealtad». ¡Qué grande es Dios! ¡Y qué grande es nuestro desafío para madurar y ser como él!

La palabra «atar» ocurre en cuatro citas de Proverbios. Se encuentran dos citas que hablan de «atar las instrucciones de los padres al corazón» y «atar las instrucciones del maestro a los dedos». Tal manera de recordar algo se encuentra en Deuteronomio 6:6–9, cuando Moisés compartía la ley de Dios con los hebreos a la salida de Egipto: (Estas palabras) las atarás a tu mano como señal, y estarán como frontales entre tus ojos. Las escribirás en los postes de tu casa y en las puertas de tus ciudades. El hecho de «atar» simboliza la necesidad de mantener una fuerte visibilidad de los mandamientos de Dios. Hay alguna evidencia arqueológica de que existían adornos para el cuello, el brazo y los pies con ciertos escritos de buena fortuna. No es extraño pensar que tales adornos existían en Israel. Por lo tanto, hay muchas culturas que muestran algún mensaje sobre las entradas de los edificios sagrados y sobre las casas particulares. Aquí las características misericordia y verdad deben encontrarse por escrito en el cuello del joven. No sería difícil escribir las palabras hebreas jesed y ’amet, sólo diez letras, en alguna tablilla de arcilla y después formarla para el cuello, o escribir en algunas piedras preciosas las diez letras, quizá cada letra en una piedrita preciosa y unirlas por un hilo dorado. El peligro es, después de algún tiempo, mirar al objeto como algo mágico. Hoy en día algunos judíos ortodoxos llevan algunas cajitas en su frente y en sus muñecas. Estas cajitas contienen los versículos del Shema. Curiosamente, la palabra hebrea para poste llegó a tener el significado de una cajita que contenía un pergamino. Una mezuzah, una cajita con un pergamino, fue encontrada en las cuevas de Qumrán. El pequeño pergamino contenía el texto de Deuteronomio 10:12–11:21.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Vale la pena pensar

De vez en cuando es bueno parar y pensar. Vale la pena pensar en esto: A largo plazo, forjamos nuestras vidas y nos damos forma

Artículo Completo

Dale una oportunidad

Ocurrió el 24.2.2006 durante una final de baloncesto entre institutos de E.E.U.U. Jason McElwain había hecho todo por su equipo de basket, el Greece Athena

Artículo Completo