Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Proverbios 3: Cómo vivir bien

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Provervios 3:6 Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas.

enderezará, yashar: Derecho, enderezado, agradable, bueno. Aquí yashar significa «enderezar». Dios «enderezará» la senda de sus devotos y confiados siervos. De este verbo viene el sustantivo yosher que quiere decir «rectitud». A Job se le describe como sin mancha y recto. La promesa divina a Ciro fue que los lugares torcidos serían enderezados. Finalmente, de yashar viene el nombre poético «Jesurún» («El recto»), un nombre que siempre fue aplicado a Israel como nación justa

Reconócelo : Esto sugiere estar totalmente consciente de la presencia de Dios y en su compañía.

Para recibir la dirección de Dios, dice Salomón, debemos colocarlo a El en el primer lugar de nuestra vida. Esto significa entregarle cada esfera de la vida. Alrededor de mil años después, Jesús enfatizó esta misma verdad (Mat_6:33). Analice sus valores y prioridades. ¿Qué es importante para usted? ¿En qué esferas reconoce a Dios? ¿Cuál es el consejo de El? Quizás usted ya reconoció a Dios en varios aspectos de su vida, pero las que intenta restringir o pasar por alto su influencia son las que le causarán dolor. Mantenga a Dios en el primer lugar en todo lo que haga. Entonces El le guiará debido a que usted trabaja para llevar a cabo sus propósitos.

Provervios 3:7 No seas sabio en tu propia opinión; teme a Jehová, y apártate del mal;

Provervios 3:8 Porque será medicina a tu cuerpo, y refrigerio para tus huesos.

Provervios 3:9 Honra a Jehová con tus bienes, y con las primicias de todos tus frutos;

Que la rectitud sea recompensada, algo que aparece repetidamente en Proverbios y en muchos otros libros de la Escritura, no constituye una garantía que opera mecánicamente de acuerdo con la ley de causa y efecto. Al contrario, como sucede con la siembra y la cosecha, es una ley general que forma parte del mundo creado por Dios. Puede que haya excepciones, por lo menos durante un tiempo, pero ellas no cambian los inexorables principios del universo. Esa es la realidad.

Primicias se refiere a la práctica de dar para el uso de Dios la primera y mejor porción de la cosecha. Muchas personas le dan a Dios las sobras. Si pueden donar algo, lo hacen. Muchos quizás sean sinceros y contribuyan con agrado, pero su actitud, sin embargo, indica lo contrario. Es mejor dar a Dios la primera parte de nuestras entradas. Esto demuestra que Dios, no las posesiones, tienen el primer lugar en nuestra vida y que nuestros recursos pertenecen a El (solo somos administradores de los recursos de Dios). Dar primero a Dios nos ayuda a conquistar la ambición, administrar debidamente los recursos de Dios y nos abre la puerta para recibir sus bendiciones especiales.

Provervios 3:10 Y serán llenos tus graneros con abundancia, y tus lagares rebosarán de mosto.

Provervios 3:11 No menosprecies, hijo mío, el castigo de Jehová, ni te fatigues de su corrección;

No menosprecies . . . ni te fatigues : Significa, no rechaces ni te apartes. La corrección de Dios, por dura que sea, prueba su amor e interés por los seres humanos.

Para muchas personas, castigo tiene una connotación negativa debido a que algunos de los que los aplican no son moderados. Dios, sin embargo, es la fuente del amor. No nos castiga porque disfrute hacernos sufrir, sino porque está muy preocupado por nuestra madurez. Sabe que para lograr ser moralmente fuertes y buenos, debemos aprender la diferencia entre el bien y el mal. Su amorosa disciplina nos permite hacerlo.

Es difícil saber cuándo Dios nos ha estado disciplinando, hasta que más tarde volvemos a mirar la situación pasada. Por supuesto, no todas las cosas malas que nos suceden provienen de Dios directamente. Pero si nos rebelamos en contra de Dios y nos negamos a arrepentirnos cuando El identifica algún pecado en nuestra vida, es posible que Dios use la culpabilidad, las crisis y las malas experiencias para llevarnos de nuevo a El. A veces, sin embargo, los tiempos difíciles surgen cuando no hay algún pecado flagrante en nuestra vida. Entonces nuestra respuesta debe ser paciencia, integridad y confianza de que Dios nos mostrará qué hacer.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Una cerveza por capricho

Ante la puerta de una agencia de transportes de Hamburgo (Alemania), dos hombres acababan de cargar un camión, cuya mercancía deberían llevar aquella misma tarde

Artículo Completo

Lentejas

«Un día, estaba Diógenes comiendo un plato de lentejas, sentado en el umbral de una casa cualquiera. No había ningún alimento en toda Atenas más

Artículo Completo