Proverbios 26: Cómo tratar al necio

Pastor Lionel

Ayúdanos a continuar esta Obra

Proverbios 26:9  Como espino que se clava en la mano de un borracho, tal es el proverbio en boca de los necios.

Por lo general, el primer pinchazo nos alerta, luego sacamos la espina antes de que nos dañe. Sin embargo, un ebrio quizás no sienta el pinchazo y seguirá su curso en la carne. De manera similar, un necio puede no sentir el escozor de un proverbio porque no percibe a qué aspecto de su vida se ajusta. En lugar de aplicar este punto a su corazón, un necio lo hará a su iglesia, patrón, cónyuge o a cualquier otro contra el que se rebela. La próxima vez que se vea diciendo: «Fulano y Mengano son los que de verdad deben poner atención a esto», deténgase y pregúntese: «¿Hay un mensaje en eso para mí?»

Proverbios 26:10  Como arquero que a todos hiere, así es el que toma a sueldo al necio o a los que pasan.

Proverbios 26:11  Como perro que vuelve a su vómito es el necio que repite su necedad.

Proverbios 26:12  ¿Has visto a un hombre que se tiene por sabio? Más esperanza hay para el necio que para él.

Proverbios 26:13  El perezoso dice: Hay un león en el camino; hay un león en medio de la plaza.

Proverbios 26:14  Como la puerta gira sobre sus goznes, así da vueltas el perezoso en su cama.

Proverbios 26:15  El perezoso mete la mano en el plato, pero se fatiga de llevársela a la boca.

Proverbios 26:16  El perezoso es más sabio ante sus propios ojos que siete que den una respuesta discreta.

Si una persona no está dispuesta a trabajar, puede encontrar interminables excusas para evadirlo. Pero la pereza es más peligrosa que un león rondando. Mientras menos haga, menos querrá hacer y se volverá más inútil aún. Para superar la pereza, tome algunas medidas pequeñas hacia el cambio. Establezca una meta realista y concreta. Planee los pasos que tiene que dar para alcanzarla y sígalos. Ore por fortaleza y persistencia. Para evitar que sus excusas lo hagan inútil, deje de dar excusas inútiles.

Proverbios 26:17  Como el que toma un perro por las orejas, así es el que pasa y se entremete en contienda que no es suya.

Halarle las orejas a un perro es una buena forma de lograr que lo muerda e intervenir en pleitos es una buena forma de resultar herido. Muchas veces las dos personas que discuten se volverán en contra del entremetido. Es mejor mantenerse al margen de las discusiones que no nos incumben. Si usted debe participar, trate de esperar hasta que los que discuten dejen de pelear y se calmen un poco. Entonces quizá pueda ayudarlos a resolver sus diferencias y su relación.

Proverbios 26:18  Como el enloquecido que lanza teas encendidas, flechas y muerte,

Proverbios 26:19  así es el hombre que engaña a su prójimo, y dice: ¿Acaso no estaba yo bromeando?

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Por qué la gente grita

Un día un maestro preguntó a sus discípulos lo siguiente: — «¿Por qué la gente se grita cuando están enojados?» Los hombres pensaron unos momentos:

Artículo Completo

El poder de la Oración

Durante la guerra en Corea, un hombre fue gravemente herido en un campo de batalla en Heartbreak Ridge. Sus amigos estaban cubiertos en una cueva

Artículo Completo