Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Proverbios 25: Otros dichos de Salomón

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Proverbios 25:19  Como diente malo y pie que resbala es la confianza en el hombre pérfido en tiempo de angustia.

Este tipo de dolor es agudo y crónico.

Proverbios 25:20  Como el que se quita la ropa en día de frío, o como el vinagre sobre la soda, es el que canta canciones a un corazón afligido.

La chocante contradicción que encierran estos dos símiles se expresa en la frase: «Para cada cosa hay su momento». Se critica aquello que no viene al caso o es de mal gusto.

Proverbios 25:21  Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer pan, y si tiene sed, dale de beber agua;

La venganza de Dios es más eficaz y sin embargo la más difícil de hacer. Pablo citó este proverbio. Jesús nos animó a orar por los que nos dañan. Al devolver bien por mal, reconocemos a Dios como el que salda toda cuenta y confiamos en El como nuestro Juez.

Proverbios 25:22  porque así amontonarás brasas sobre su cabeza, y el SEÑOR te recompensará.

Proverbios 25:23  El viento del norte trae la lluvia, y la lengua murmuradora, el semblante airado.

Proverbios 25:24  Mejor es vivir en un rincón del terrado que en una casa con mujer rencillosa.

Este es un ejemplo, en el libro de Proverbios, de las enseñanzas que recomiendan controlar la lengua. Rencillosa : ¡Qué arma mortal!

Proverbios 25:25  Como agua fría para el alma sedienta, así son las buenas nuevas de una tierra lejana.

Aquí «el justo que cae delante del impío» significa echar a un lado las normas de lo que es bueno y lo que es malo. Ninguno que se acomoda con el impío puede ayudar a alguien.

Proverbios 25:26  Como manantial hollado y pozo contaminado es el justo que cede ante el impío.

El justo que cae : Alguien que actúa correctamente enturbia su proceder cuando se muestra indeciso ante la tentación. Ello afecta su capacidad de servir a otros.

Proverbios 25:27  No es bueno comer mucha miel, ni el buscar la propia gloria es gloria.

Pensar en la gloria que se merece puede ser muy dañino. Puede amargarlo, desalentarlo o molestarlo, y no le dará la gloria que cree que debe ser suya. Aferrarse a lo que debería haber recibido quizás le ocasione la pérdida de la satisfacción de saber que hizo todo lo mejor que pudo.

Proverbios 25:28  Como ciudad invadida y sin murallas es el hombre que no domina su espíritu.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El tenedor

Habí­a una mujer que habí­a sido diagnosticada con una enfermedad incurable y a la que le habí­an dado sólo tres meses de vida. Así­ que

Artículo Completo

El ciego y la rosa

Un ciego caminaba lentamente por un camino. Al serle desconocido , cada paso que daba lo tanteaba bien con su viejo bastón. De pronto sintió

Artículo Completo