Comprometidos a Sembrar La Palabra de Dios

Proverbios 21: La justicia divina desautoriza el engaño

Opinión de Dios acerca de ellos

Los Justos
Les son agradables
Los malos se inclinarán delante de ellos

Los Impíos
Abomina a los perversos
Se inclinarán ante los buenos

La justicia divina desautoriza el engaño

El versículo 1 muestra la omnipotencia de Dios sobre el rey, utilizando la metáfora de la mano. La metáfora de una corriente de agua puede subrayar la imagen de los canales hechos por los hebreos para la irrigación, Por lo tanto, la influencia de Dios se aclara por la última parte del versículo. El corazón del rey significa la voluntad, la mente y el asiento de las decisiones entre otras cosas (ver 10:8 para corazón). Este versículo afirma la presencia divina en los pensamientos y las deliberaciones del rey, enfrentando así las malas influencias que existen. Hay que entender también que Dios no siempre manipula al rey, aunque sea posible, y por eso, los pecados del rey son reales. A la vez, se nota cómo la intervención o la falta del apoyo divino es decisiva en varios momentos de la vida de un rey, mostrando cuán fácil pudiera ser la intervención de Dios. Finalmente, hay que ver la naturaleza de Dios en que mientras él puede dominar (si quisiera) el corazón del rey, el rey ha de buscar intensamente la voluntad divina porque hay un elemento profundo y misterioso que puede en alguna manera más simple reflejarse en el rey sabio y fiel.

El versículo 2 repite casi textualmente el dicho Deuteronomio 16:2, apuntando al hecho de que el criterio humano es muy falible, mientras el criterio divino es infalible, y él es quien examina los corazonesx. Aquí, el hombre se declara recto mientras en 16:2 es limpio, un sinónimo.

El versículo 3 subraya la importancia primordial del carácter y la moralidad (aquí en los términos de justicia) por sobre el ofrecer sacrificios. Este dicho no niega el valor espiritual del sacrifico. Sin embargo, se da cuenta de la manera fácil en que se puede pervertir el sacrificio. En Proverbios, hay una admonición para diezmar y a la vez un mal ejemplo del sacrificio.

El versículo 4 trata el tema del orgullo. La palabra lámpara se ha reemplazado con las palabras “tierra arada”. Tal traducción ve las características del orgullo como el fruto de la tierra arada. Por otro lado, con la palabra lámpara se subrayan las características de “los ojos levantados” y “el corazón ancho” (es decir, orgulloso) que alumbran o guían su conducta. Tal actitud es pecaminosa. Hay un orgullo pecaminoso que mira en menos a otros, que ignora las normas morales de Dios y que busca sobresalir con el engaño y la mentira. Sin embargo, hay pasajes que apuntan a un orgullo o una gloria que es sano y saludable. Por supuesto, el orgullo del creyente es Cristo y su obra redentora, una idea central que nace aun en el tiempo de Jeremías. A la vez, Pablo enseña sobre un orgullo propio del creyente en Galatas 6:3-5, especialmente el versículo 4: … examine cada uno su obra, y entonces tendrá motivo de orgullo sólo en sí mismo y no en otro. En el contexto griego, Aristóteles trata el tema del orgullo positivo (la quinta de las once virtudes) donde el carácter y las buenas costumbres son fundamentales.

Ayúdanos a continuar sembrando La Palbara de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar los fondos para continuar con La Gran Comisión


Deja el primer comentario

Otros artículos de Nuestro Blog

Que pueden ser de interés para ti de acuerdo a tus lecturas previas.