Proverbios 20: El vino es escarnecedor

Proverbios 20:14  El comprador dice: «¡Malo, malo!», pero cuando se va, se jacta por la compra.

El traficante abarata la mercancía cuando compra, para inflar su precio después cuando la vende.

Proverbios 20:15  Hay oro y multitud de piedras preciosas, pero joya más preciosa son los labios prudentes.[j]

Proverbios 20:16  Quítale su ropa al que salió fiador de un extraño; tómale prenda al que se fió de desconocidos.[k]

Proverbios 20:17  Sabroso le es al hombre el pan de mentira, pero después se le llena la boca de cascajo.[l]

Proverbios 20:18  Los pensamientos se ordenan con el consejo, y con dirección sabia se hace la guerra.[m]

Proverbios 20:19  El que anda con chismes descubre los secretos: no te entremetas, pues, con el suelto de lengua.[n]

Proverbios 20:20  Al que maldice a su padre o a su madre se le apagará su lámpara en la más profunda oscuridad.[ñ]

Proverbios 20:21  Los bienes que al principio se adquieren de prisa, no serán al final bendecidos.[o]

Proverbios 20:22  No digas: «Yo me vengaré»; espera en Jehová y él te salvará.[p]

Proverbios 20:23  Abominables son para Jehová las pesas falsas, y la balanza falsa no es buena.[q]

“Pesas falsas” se refiere a las balanzas adulteradas que un comerciante puede utilizar a fin de engañar a sus clientes. La deshonestidad es un pecado difícil de evitar. Es muy fácil hacer trampa si pensamos que nadie nos ve. Sin embargo, la falta de honradez afecta el mismo corazón de una persona. Hace que nadie confíe en él y que este no confíe en nadie. A la larga lo hace incapaz de conocerse a sí mismo o de relacionarse con los demás. No tome la deshonestidad a la ligera. Incluso la porción más pequeña contiene suficiente porción de engaño para matar su vida espiritual. Si existe alguna deshonestidad en su vida, dígaselo ahora mismo a Dios.

Proverbios 20:24  De Jehová son los pasos del hombre, ¿cómo, pues, entenderá el hombre su camino?[r]

A menudo los sucesos de nuestra vida nos confunden. Hay muchas cosas que nunca comprenderemos. Otras se colocarán en su lugar en el futuro cuando miremos y veamos cómo Dios trabajaba. Este proverbio nos aconseja que no nos preocupemos si no comprendemos todo lo que sucede. En vez de eso, confiemos en que Dios sabe lo que hace, incluso si su intención no es clara para nosotros. En el Salmo 37:23 se nos da una promesa que nos asegura que Dios dirige nuestras vidas.

Proverbios 20:25  Una trampa es para el hombre hacer apresuradamente voto de consagración y reflexionar después de haberlo hecho.[s]

Voto de consagración significa su intención de dar algo como ofrenda a Dios. Consagración denota apartar algo para uso religioso. Este proverbio puntualiza lo malo que es hacer un voto a la ligera y luego reconsiderarlo. Dios toma los votos con seriedad y demanda que se lleven a cabo. A menudo tenemos buenas intenciones cuando hacemos un voto porque queremos mostrar a Dios que estamos determinados a servirlo. Sin embargo, Jesús dice que es mejor no hacer promesas a Dios porque El sabe lo difícil que son de cumplir. Si usted sigue sintiendo que es importante hacer un voto, asegúrese de que ha considerado las consecuencias de quebrantarlo. (En Jueces 11, Jefté hizo una promesa temeraria de sacrificar a cualquiera que saliera para recibirle cuando regresara a casa. Llegado el momento, la primera que le recibió fue su hija.) Es mejor no hacer promesas, que hacerlas y más tarde querer cambiarlas. Incluso, es mejor analizar el costo de antemano y luego cumplirlas.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario

  • Saber envejecer

    Una mujer de 92 años era trasladada a una residencia de ancianos, tras un largo tiempo de espera para ser…
  • Metas que enriquecen

    El primer paso hacia el éxito es soñar exactamente lo que queremos en la vida y el negocio. Hagámonos las…
  • Fe y paraguas

    En un pueblito de zona rural, se produjo una larga sequía que amenazaba con dejar en la ruina a todos…
  • La alegría de dar

    Después de admirar una pintura en la casa de una mujer, me sorprendió su generosidad cuando la bajó y me…