Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Proverbios 20: El vino es escarnecedor

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Proverbios 20:1  El vino es escarnecedor, la sidra alborotadora; ninguno que por su causa yerre es sabio.[a]

Proverbios 20:2  Como rugido de cachorro de león es la ira del rey;  el que lo enfurece peca contra sí mismo.[b]

Proverbios 20:3  Honra es del hombre abandonar la contienda, pero cualquier insensato se enreda en ella.7

Un apaciguador es mejor que un incendiario.

Una persona que tiene confianza plena en su fuerza no necesita alardear. Una persona valiente de verdad no necesita buscar oportunidades para probar su valor. Una mujer llena de recursos descubre cómo salir de una pelea. Un hombre paciente evitará tomar represalias. Es imposible para los hombres insensatos mantenerse alejados de las peleas. Las personas de carácter sí pueden. ¿Qué clase de persona es usted?

Proverbios 20:4  El perezoso no ara a causa del invierno; luego, cuando llegue la siega, pedirá y no hallará.[c]

Sin duda, ha escuchado advertencias similares: si no estudias, no pasarás el examen; si no ahorras, no tendrás dinero cuando lo necesites. Dios quiere que nos anticipemos a las necesidades futuras y nos preparemos para ellas. No podemos esperar que El venga a rescatarnos cuando nos hemos acarreado los problemas por falta de planificación y acción. El nos abastece, pero además espera que seamos responsables.

Proverbios 20:5  Como aguas profundas es el consejo en el corazón del hombre, pero el inteligente sabe alcanzarlo.[d]

Proverbios 20:6  Muchos hay que proclaman su propia bondad, pero un hombre de verdad, ¿quién lo hallará?

Proverbios 20:7  Camina en su integridad el justo y sus hijos son dichosos después de él.

Proverbios 20:8  El rey, al sentarse en el trono para juzgar, con su mirada descubre todo mal.[e]

Con su mirar : Una clara percepción de los hechos es lo que permite derrotar la injusticia ante el tribunal.

Proverbios 20:9  ¿Quién puede decir: «Yo he limpiado mi corazón, limpio estoy de mi pecado»?[f]

Nadie está exento del pecado. En cuanto confesamos nuestro pecado y nos arrepentimos, las acciones y los pensamientos pecaminosos comienzan a retroceder en nuestra vida. Todos necesitamos una limpieza continua, una vez tras otra. Agradezca a Dios porque El la ofrece mediante su misericordia cuando la pedimos. Haga de la confesión y del arrepentimiento una parte regular de sus conversaciones con Dios. Dependa de El en cada momento para la limpieza que necesita.

Proverbios 20:10  Pesa falsa y medida falsa, ambas cosas son abominables para Jehová.[g]

Proverbios 20:11  Aun el muchacho es conocido por sus hechos, si su conducta es limpia y recta.[h]

Proverbios 20:12  El oído que oye y el ojo que ve, ambos igualmente ha hecho Jehová.

Proverbios 20:13  No ames el sueño, para no empobrecerte; abre tus ojos y te saciarás de pan.[i]

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Job 17: Lamento de Job

Job 17:1  Mi aliento se agota, se acortan mis días y me está preparado el sepulcro. Job 17:2  No hay conmigo sino burladores; en su provocación se

Artículo Completo

Dios viene a cenar

Había una vez una mujer, que vivía haciendo cosas para la Iglesia del barrio. Si no estaba limpiando los jarrones de la capilla, estaba haciendo empanadas para

Artículo Completo