Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Proverbios 18: Los hechos de los malvados

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Proverbios 18:1  Su propio deseo busca el que se aparta y se entremete en todo negocio.

Quien se desvía persiguiendo sus propios fines termina aislándose de todos.

Proverbios 18:2  No se complace el necio en la inteligencia, sino en manifestar su propia opinión.[a]

Proverbios 18:3  Con el malvado viene también el menosprecio, y con el que deshonra, la afrenta.[b]

Proverbios 18:4  Aguas profundas son las palabras de la boca del hombre; y arroyo que rebosa es la fuente de la sabiduría.[c]

Proverbios 18:5  Tener respeto a la persona del malvado para pervertir el derecho del justo, no es bueno.[d]

Proverbios 18:6  Los labios del necio provocan contienda; su boca, a los azotes llama.

Proverbios 18:7  La boca del necio le acarrea quebranto; sus labios son trampas para su propia vida.[e]

Proverbios 18:8  Las palabras del chismoso son como bocados suaves que penetran hasta las entrañas.[f]

Bocados suaves : Alude a que el chismoso se complace en alimentar la malicia de la gente.

Es tan difícil negarse a escuchar un chisme como lo es rechazar un postre delicioso. Probar un simple bocado de cualquiera de los dos crea un deseo de obtener más. Usted puede resistirse a los rumores de la misma manera que una persona que está a dieta rechaza el dulce, ni siquiera abra la caja. Si no da la primera mordida al chisme, no dará la segunda ni la tercera.

Proverbios 18:9  El que es negligente en su trabajo es hermano del hombre destructor.

La negligencia disipa tiempo y oportunidad, reduciendo a nada lo que pudo haber sido logrado.

Proverbios 18:10  Fuerte torre es el nombre de Jehová; a ella corre el justo y se siente seguro.[g]

Torre fuerte : El nombre del Señor es como una elevada e inexpugnable fortaleza. Será levantado significa aquí «puesto fuera del alcance» del peligro.

Proverbios 18:11  Las riquezas del rico son su ciudad fortificada;[h] como un muro defensivo se las imagina.

Al imaginar que su riqueza es su defensa fuerte, los ricos están lamentablemente equivocados. El dinero no proporcionará seguridad, hay demasiadas formas de perder su poder. El gobierno puede dejar de respaldarlo, pueden robarlo los ladrones, la inflación puede quitar parte de su valor. Sin embargo, Dios nunca pierde su poder. Siempre es confiable. ¿Dónde ha depositado su esperanza para la seguridad, en una riqueza insegura o en Dios el que siempre permanece fiel?

Proverbios 18:12  Antes del quebranto se engríe el corazón del hombre, pero antes de los honores está la humildad.[i]

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Nunca es demasiado tarde

¿Quién sabe que nos reserva la vida? Ninguna bola de cristal, adivino o psíquico nos puede dar la respuesta. Para atravesar este duro camino que llamamos vida,

Artículo Completo

El país sin punta

Juanito trotamundos era un gran viajero. Una vez llegó a una ciudad donde las esquinas de las casas eran redondas y los tejados no acababan en punta,

Artículo Completo

Job 29: Respuesta a Job

Job 29:1  Y reanudó Job su discurso, y dijo: Al concluir su defensa, Job repite que sus sufrimientos no se deben a que haya pecado, sino a

Artículo Completo