Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Proverbios 12: Enseñanza y aprendizaje

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Proverbios 12:1 El que ama la instrucción ama la sabiduría; el que aborrece la reprensión es un ignorante.[a]

Si usted no quiere aprender, puede asistir a la escuela por años y no aprender nada. Pero si quiere que lo enseñen, no hay fin para lo que puede aprender. Esto incluye estar dispuesto a aceptar la disciplina y la corrección, y aprender de la sabiduría de otros. Una persona que rechaza la crítica constructiva tiene un problema de soberbia. Tal persona no puede aprender mucho.

Proverbios 12:2 El bueno alcanza el favor de Jehová,[b] pero Jehová condena al hombre de malos pensamientos.

Proverbios 12:3 El hombre no se afirma por medio de la maldad, pero la raíz de los justos no será removida.[c]

Afirmar significa tener éxito. El verdadero éxito viene solo a los que hacen lo que es bueno. Sus esfuerzos soportan la prueba del tiempo. Entonces, ¿qué clase de éxito da la impiedad? Todos conocemos personas que engañaron para pasar el curso o para pagar menos impuestos. ¿Es esto fracaso? ¿Y qué hay con la persona que pasa por alto los compromisos familiares y maltrata a los trabajadores, pero llega muy lejos en los negocios? Estos éxitos aparentes son temporales. Se compran a expensas del carácter. Los que engañan se vuelven cada vez más deshonestos, y los que hieren a otros se vuelven insensibles y crueles. A la larga, una conducta perversa no lleva al éxito, conduce a más impiedad. El verdadero éxito no compromete la integridad personal. Si usted no tiene éxito para las normas de Dios, no ha alcanzado el verdadero éxito.

Proverbios 12:4 La mujer virtuosa es corona de su marido, pero la mala es como carcoma en sus huesos.[d]

Proverbios 12:5 Los pensamientos de los justos son rectitud; los consejos de los malvados, engaño.

Proverbios 12:6 Las palabras de los malvados son como emboscadas para derramar sangre, pero a los rectos los libra su propia boca.[e]

Proverbios 12:7 Dios trastorna a los malvados y dejan de existir, pero la casa de los justos permanece firme.[f]

Proverbios 12:8 Por su sabiduría es alabado el hombre, pero el perverso de corazón es menospreciado.

Proverbios 12:9 Más vale el despreciado que tiene quien lo sirva, que el jactancioso que carece de pan.

Las riquezas cuentan más para el mundo que el sentido del honor.

Proverbios 12:10 El justo cuida de la vida de su ganado,[g] pero el corazón de los malvados es cruel.

El justo es lo suficientemente sensible como para cuidar de los animales (algo raro en aquellos tiempos), pero el impío, aunque sea sensible, se comporta cruelmente (frente a otros seres humanos)

Proverbios 12:11 El que labra sus tierras se saciará de pan, pero el que se une a vagabundos carece de entendimiento.[h]

Proverbios 12:12 Codicia el malvado la red de los malvados, pero la raíz de los justos da fruto.[i]

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El viejo ermitaño

Se cuenta lo siguiente de un viejo anacoreta o ermitaño, es decir, una de esas personas que por amor a Dios se refugian en la soledad del

Artículo Completo

Una cerveza por capricho

Ante la puerta de una agencia de transportes de Hamburgo (Alemania), dos hombres acababan de cargar un camión, cuya mercancía deberían llevar aquella misma tarde a un

Artículo Completo

El Bambú Japonés

No hay que ser agricultor para saber que una buena cosecha requiere de buena semilla, buen abono y riego. También es obvio que quien cultiva la tierra

Artículo Completo

El Judaísmo de la dispersión

Justo González- Como hemos señalado anteriormente, durante los siglos que precedieron al advenimiento de Jesús hubo un número cada vez mayor de judíos que vivían fuera de Palestina.

Artículo Completo