Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Prosperidad espiritual

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Se cuenta que un monje peregrino había llegado a las afueras de la aldea y acampó bajo un árbol para pasar la noche. De pronto se acercó corriendo hasta él un aldeano y le dijo:

— ¡La piedra! ¡La piedra! ¡Dame la piedra preciosa!

— ¿Qué piedra? –le preguntó el monje.

— La otra noche, –respondió el aldeano–, se me apareció en sueños una divinidad y me aseguró que si venía al anochecer a las afueras de la aldea, encontraría a un monje peregrino que me daría una piedra preciosa con la que sería rico para siempre.

El monje peregrino rebuscó en su bolsa y extrajo una piedra.

— Probablemente se refería a ésta, –dijo, mientras entregaba la piedra al aldeano–. La encontré en un sendero del bosque hace unos días. Puedes quedarte con ella.

El hombre se quedó mirando la piedra con asombro. ¡Era un diamante! Tal vez el mayor diamante del mundo, pues era tan grande como la mano de un hombre. Así que tomó el diamante y se marchó. Pasó la noche dando vueltas en la cama, totalmente incapaz de dormir. Al día siguiente, al amanecer, fue a despertar al monje peregrino y le dijo:

— No quiero el diamante, quiero la riqueza que con tanta facilidad te permite desprenderte de él.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Sigue así mujer

Porque sabes que la libertad no consiste en salir por las noches, tomar y en no darte a respetar. Porque no necesitas ejecutar actos libertinos para llamar

Artículo Completo

Corazón de cebolla

Había una vez un huerto lleno de hortalizas, árboles frutales y toda clase de plantas. Como todos los huertos, tenía mucha frescura y agrado. Por eso daba

Artículo Completo