Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Proverbios 2: Excelencias de la sabiduría

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

En el capítulo 2 sigue el paralelismo sinónimo. Además de manifestarse en cada versículo, hay un paralelismo sinónimo que une los versículos 1-4. Se encuentran las palabras atesoras (versículo 1) y tesoros (versículo 4). Una alusión a los tesoros escondidos (versículo 4) se encontrará en las parábolas de Jesús (Mateo13:44). En aquel pasaje, el reino de los cielos es el tesoro escondido y no la sabiduría. Y Pablo dirá en Colosenses 2:3-4 que en Cristo están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento. Además, Santiago dice: Si a alguno de vosotros le falta sabiduría, pídala a Dios… pero pida con fe, no dudando nada (Juan 1:5-6). El versículo 6 se anticipa: Jehová da la sabiduría. Un paralelismo extrabíblico de una comparación entre el tesoro escondido y la sabiduría se encuentra en Ptahhotep, 85, un escrito egipcio de 2.500 a. de J.C. El tesoro escondido aquí es la esmeralda. La plata mencionada en el versículo 4 tiene valor aún 1.000 a. de J.C. y se menciona tempranamente en el Antiguo Testamento (Génesis 13:2, donde Abraham es rico en ganado, plata y oro; Génesis 44:2 donde se menciona la copa de plata).

El maestro busca una evidencia de que el hijo se compromete con la sabiduría. La sabiduría debe ser “aceptada” (no rechazada) y “atesorada” (no menospreciada, versículo 1). El oído atento y el corazón humillado son características de un compromiso (versículo 2). Además, la utilización de la sabiduría que muestran las frases invocas y llamas a gritos es una característica de la aplicación y la sabia intención de aprender y poner en práctica las enseñanzas de la sabiduría. Se nota también un compromiso profundo cuando el joven busca la sabiduría como alguien que busca plata o algún tesoro. Algunos sacrifican todo y toman años buscando la ilusión de alguna plata y algún tesoro. ¡El compromiso con la sabiduría ha de ser muy sacrificado!

Los versículos 5-8 contestan al condicional si… con la palabra entonces. En primer lugar, la verdadera sabiduría nos lleva a la fe en y al conocimiento de Dios: su carácter, sus mandamientos, sus bendiciones (versículo 5). El descubrimiento de Dios viene porque él es la fuente primordial de toda la sabiduría (versículo 6). Los versículos 7 y 8 muestran lo que Jehová hace a favor del comprometido con la sabiduría. Dios “atesora” (versículos 1, 4) la mejor sabiduría para él y le protege en todo sentido. La palabra “piadosos” que aparece unas 32 veces en el Antiguo Testamento, a veces es traducida “los fieles” o los rectos. El Job 4:1 dice: Sabed que Jehová ha apartado al piadoso para sí, así mostrando una condición de más favorable o preferido. Sin embargo, un pasaje pesimista proclama: El piadoso ha desaparecido de la tierra; no hay ni uno que sea recto entre los hombres (Miqueas 7:2). Nos hace recordar a Elías, quien sabía que era el único recto y que iba a ser el último con su muerte: Yo solo he quedado, y me buscan para quitarme la vida (1Reyes 19:10). Dios respondió a Elías mostrándole su poder pero hablándole en una voz suave: Yo he hecho que queden en Israel 7.000, todas las rodillas que no se han doblado ante Baal y todas las bocas que no lo han besado (1Reyes 19:18).

En el versículo 9 se encuentra por segunda vez la palabra hebrea ‘az que significa entonces (versículo 5). Además del gran beneficio de conocer a Dios que se encuentra en los versículos 5-8, que establece una relación vertical entre el hombre y Dios, ahora se presenta una relación horizontal entre los hombres. La sabiduría sirve para construir todo buen camino, es decir la vida ideal. La expresión la justicia, el derecho y la equidad parece ser un lema sobre la justicia como otros lemas tales como “pan y techo” o “libertad, fraternidad e igualdad”. Se trata aquí de los poderes evaluativos, de discernimiento y de la igualdad o equidad para todos.

La Misná, la interpretación judía de la ley, identifica la sabiduría como la ley y afirma que el estudio de la ley (el Antiguo Testamento) dará vida en este mundo y en el mundo que vendrá.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La ceguera de Manolito

Manolito era bello como un Adonis. Cuando Manolito paseaba las muchachas suspiraban embelesadas y los muchachos, de envidia, se mordían la lengua. Manolito, sin embargo,

Artículo Completo

El polluelo de águila

Un día, recorriendo la montaña un pastor encontró, medio muerto de hambre y abandonado, en un nido roto, un pichón de águila. El polluelo fue

Artículo Completo