Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Proverbios 2: Excelencias de la sabiduría

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Proverbios 2:11 La discreción te guardará; te preservará la inteligencia,

Discreción es la habilidad para diferenciar el bien del mal. Le permite al creyente detectar motivos malvados en los hombres y mujeres. Cuando lo practicamos, nos ayuda a evaluar el curso de acción y sus consecuencias. Para algunos es un regalo, la mayoría lo desarrolla para hacer decisiones sabias cada día. Hebreos 5:14 enfatiza que podemos auto prepararnos a fin de tener discreción.

Proverbios 2:12 Para librarte del mal camino, de los hombres que hablan perversidades,

Proverbios 2:13 Que dejan los caminos derechos, para andar por sendas tenebrosas;

Proverbios 2:14 Que se alegran haciendo el mal, que se huelgan en las perversidades del vicio;

Proverbios 2:15 Cuyas veredas son torcidas, y torcidos sus caminos.

Proverbios 2:16 Serás librado de la mujer extraña, de la ajena que halaga con sus palabras,

Una mujer extraña es una seductora o prostituta. Dos de los pecados más difíciles de resistir son la soberbia y la inmoralidad sexual. Ambos son seductores. La soberbia dice: “Me lo merezco”. El deseo sexual dice: “Lo necesito”. En combinación, su llamado es mortal. En efecto, dice Salomón, solo confiando en la fortaleza de Dios podemos superarlos. La soberbia apela a una cabeza vacía, la tentación sexual a un corazón vacío. Al mirar a Dios, podemos llenar nuestra mente de su sabiduría y nuestros corazones con su amor. No permita que lo engañen, recuerde lo que Dios dice acerca de lo que usted es y lo que debería ser. Pídale fortaleza para resistir estas tentaciones.

Proverbios 2:17 La cual abandona al compañero de su juventud, y se olvida del pacto de su Dios.

Proverbios 2:18 Por lo cual su casa está inclinada a la muerte, y sus veredas hacia los muertos;

Proverbios 2:19 Todos los que a ella se lleguen, no volverán, ni seguirán otra vez los senderos de la vida.

Proverbios 2:20 Así andarás por el camino de los buenos, y seguirás las veredas de los justos;

A semejanza de los contrastes que contiene el Salmo 1 entre los bienaventurados y los malos, aquí las bendiciones de los rectos son seguidas por la condena de los impíos (versículo 22).

Proverbios 2:21 Porque los rectos habitarán la tierra, y los perfectos permanecerán en ella,

Proverbios 2:22 Mas los impíos serán cortados de la tierra, y los prevaricadores serán de ella desarraigados.

La sabiduría abre una estrecha relación con Dios

El capítulo 2 tiene 22 líneas, la misma cantidad de letras del alfabeto hebreo. Tal sistema le sirvió al joven adolescente como una ayuda a la memoria. Por lo tanto, hay tres secciones del capítulo que empiezan con palabras que comienzan con la letra hebrea aleph (versículos 1, 5 y 9), mientras hay tres secciones adicionales que empiezan con la letra hebrea lámed (versículos 12, 16 y 20). Las secciones pueden dividirse así:

Versículos 1-4 Si… si… si… (“si” es implícita en el versículo 2); Versículos 5-8 Entonces…; Versículo 9 Entonces…; Versículos 10, 11 Cuando…; Versículos 12-15 Para…; Versículos 16-19 Para…; Versículos 20-22 Para…

En este discurso la sabiduría no está personificada como en 1:20. Aquí habla el sabio acerca del valor de la sabiduría con todos sus beneficios (versículos 2, 6, 7 y 10). Se dirige el mensaje inspirado al joven (ver hijo mío en 1:8). El maestro intenta inspirar al hijo a querer la sabiduría.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Jabón flotante

En 1879, el producto de mayor venta de Procter and Gamble eran las velas. Debido a que Thomas Edison había inventado el bombillo eléctrico, parecía

Artículo Completo

Castillo oriental

En un castillo oriental se encontraron con la muerte de uno de sus guardianes y fue preciso encontrar un substituto. El gran Maestro convocó a

Artículo Completo

El Agua Viva

Pero los judíos le daban otro sentido a la palabra agua. Hablaban a menudo de la sed de Dios que tiene el alma humana, y

Artículo Completo