Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Practicando la Palabra

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Un cristiano de la península de Corea visitó a uno de los misioneros que allí estaban, y le dijo:

— He aprendido el Sermón del Monte y deseo repetirlo delante de usted.

Enseguida aquel cristiano repitió, palabra por palabra, sin que le faltara una sola, los tres capítulos que componen el mencionado sermón. Cuando terminó, el misionero dijo:

— Muy bien pero es necesario poner por en práctica las enseñanzas del sermón — a lo que aquel creyente replicó:

— Así lo aprendí: Procuraba yo aprenderlo, todo de una vez, y las palabras se me iban. Entonces aprendí de memoria un versículo, salí en busca de alguno de mis vecinos y en él practiqué las enseñanzas de ese versículo; y se me quedaron bien las palabras. Entonces procuré aprender de esa manera todo el sermón, y así lo aprendí.

No hay que ser solamente oidores de la Palabra de Dios sino que hay que vivirla.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Invierno

Recuerdo que un invierno mi padre necesitaba leña, así que buscó un árbol muerto y lo cortó. Pero luego, en la primavera, vio desolado que al tronco

Artículo Completo

La tentación

Un hombre con problemas de obesidad había decidido dejar de comer, sobre todo, aquello que le hacía mal y nutría su obesidad.   Un día, al pasear

Artículo Completo